Destaca País a nivel mundial por los altos índices de sobrepeso

EL UNIVERSAL
CD. DE MÉXICO.- México es el País con más obesos en el mundo, en 2012 el 32.8% de la población total del País padecía sobrepeso, incluso por encima del 31.8% de Estados Unidos, de acuerdo con un informe del Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública (CESOP) de la Cámara de Diputados.
Durante el Foro de la Comisión Especial de Promoción del Desarrollo Regional, legisladores manifestaron la urgencia de avanzar en la reglamentación del derecho a la alimentación para combatir, entre otras cosas, la obesidad en el País.
Aseguraron que el hambre, la desnutrición y obesidad son factores determinados por la pobreza en la sociedad mexicana.
El informe reveló que en México, la desnutrición crónica es de 7.25% en las poblaciones urbanas, cifra que se duplica en las comunidades rurales, en una edad promedio de cinco a 14 años.
De acuerdo con el documento en 2012, 112 millones de mexicanos vivían en condición de pobreza y 28.4 millones carecían de acceso a la alimentación.
A escala internacional, México se ubica en la posición 30 de 107 países que forman parte del Índice Global de Seguridad Alimentaria, con la representación de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA).
Integrantes de la Cámara de Diputados externaron la importancia de apoyar al sector agroalimentario para erradicar el hambre, disminuir la desnutrición y combatir la obesidad en el País.
Indicaron que es necesario dinamizar el sector rural y agropecuario, el cual está vinculado estrechamente con la producción de alimentos, toda vez que a la fecha, “el País importa un 80% del arroz que consume su población, 42% de trigo, 39.1% del maíz y 8.2% de frijol. Además del 40% de la leche, 53% de la carne de aves, 68% de carne de res y 78% de la carne de cerdo”.
El foro tuvo como objetivo abordar y discutir la temática para afrontar el reto que representa garantizar la seguridad alimentaria para los mexicanos que, de acuerdo con los asambleístas, “dependerá tanto de elevar el poder adquisitivo a actual del consumidor, como también de implantar políticas de producción y distribución de alimentos”.