Banner

Las Caravanas de la Salud van sólo al 17 por ciento de los marginados

Por Adriana Alatorre
AGENCIA REFORMA
CD. DE MÉXICO.- Aunque el programa Caravanas de la Salud fue creado para acercar a la población marginada los servicios médicos, su tasa de utilización en las localidades de alta y muy alta marginación es de apenas 17 por ciento.
Así lo revela el estudio “Diagnóstico de las Condiciones de Salud de la Población en Localidades Indígenas de Alta y Muy Alta Marginación”, realizado por la Universidad Intercultural del Estado de México para la Secretaría de Salud.
Según el documento, el principal problema que enfrentan estas comunidades es que las unidades médicas no llegan.
“El hecho de que casi tres cuartas partes de la población reporte que las unidades no llegan donde se requiere atención, refleja no sólo el desconocimiento del programa, sino también que la inaccesibilidad reduce la posibilidad de que, quienes requieren de atención médica curativa, preventiva o para control de alguna enfermedad, no puedan acudir a este tipo de atención”, expone.
De acuerdo con el análisis, de las personas que han utilizado al menos una vez este tipo de servicios, la mayoría reporta conocer sólo la atención médica (88%), mientras que el resto de servicios, como telemedicina, dental o análisis médicos, sólo el 13% de los encuestados dijo conocerlos.
Respecto al tiempo de traslado para recibir atención en las Unidades Médicas Móviles, los resultados indican que la media para las personas que habitan localidades de alta y muy alta marginación es de 55 minutos.
Luego del traslado, abunda, deben esperar al menos 68 minutos para entrar a consulta.
Hilda Romero Zepeda, investigadora de Grupos Vulnerables de la Universidad Autónoma de Querétaro, aseguró que el problema de las poblaciones marginadas es complejo, pues no dependen sólo de las intenciones de las instituciones, sino de los presupuestos asignados.
“En el caso de las comunidades marginadas, es incongruente porque, de manera legal, deberían tener una prioridad de atención, lo marcan distintas áreas del Plan Nacional de Desarrollo, la urgencia de dar el apoyo a las comunidades vulnerables, pero en los hechos no se realiza”, criticó.
La especialista reconoció que el acceso a la salud se enfrenta con la gran dispersión de las localidades.
Por ejemplo, indicó, en un Estado pequeño como Querétaro hay más de mil 220 localidades, y en 10 está concentrada el 80% de la población.
Rubén Salvador Romero, coordinador del Programa Sistema Universitario de Salud de la Facultad de Medicina, dijo que las Caravanas no están cumpliendo cabalmente con su misión.
“Si llegan a ir, es una vez al mes, y no llegan a las comunidades más alejadas, por eso urge hacer una reingeniería de las rutas, pues las brigadas deben llevar programas preventivos, vacunación, vigilancia del embarazo a las áreas con alta marginalidad”, afirmó.