Banner

Actualmente se tiene un margen fijo de 1.97 pesos por kilogramo, afirman distribuidoras del energético

Por Alejandra López

AGENCIA REFORMA

CD. DE MÉXICO.- Un retraso de 14 años en la actualización en el margen de ganancia, sumado a un repunte en el comercio ilícito de Gas LP, afectan el desempeño de las empresas distribuidoras del energético.

Dichas condiciones podrían implicar la desaparición de las empresas nacionales si el comercio del energético se abre en el 2018 como lo plantea la Ley de Hidrocarburos en la Reforma Energética, aseguraron empresarios.

En conferencia conjunta, representantes de las tres asociaciones principales: Distribuidores de Gas LP (ADG), Distribuidoras de Gas y Empresas Conexas (Asocimex) y Distribuidores de Gas del Interior (Adigás), refirieron que han sostenido pláticas con la Secretaría de Energía (Sener) y legisladores para tratar el tema.

Si éstos dejan de atender sus demandas, las empresas podrían detener el suministro de combustible, como sucedió hace unos días con los transportistas de gasolinas, dijo Víctor Figueroa, presidente de Adigás.

Esta falta de transporte se sumaría a las zonas que las empresas ya dejaron de distribuir, principalmente en comunidades apartadas de las terminales de almacenamiento, porque trasladar el gas hasta allá es incosteable.

Por ello es necesario que se actualice el margen de ganancia, señaló Luis Landeros, presidente de ADG.

El representante del gremio destacó que actualmente se tiene un margen fijo de 1.97 pesos por kilogramo, mismo que no se ha actualizado desde 2001.

Este valor representa hoy el 19 por ciento del precio de venta cuando en el 2001 era el 33 por ciento, añadió.

Figueroa dijo que para dejar de restringir el alcance de las rutas de distribución se debe ampliar el margen 88 centavos de emergencia.

En cuanto a la distribución ilícita, Octavio Pérez, presidente de Asocimex, dijo que la dirección de Gas LP detuvo los operativos para detectar pipas piratas en circulación desde que cambió la administración en febrero de este año.

Previamente, cuando Enrique Ochoa era subsecretario de hidrocarburos, se hacían recurrentemente los operativos, pero tras su salida para ocupar la titularidad de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), éstos se detuvieron.

Por ello, la industria ha resentido un aumento en el número de pipas robadas que salen con producto de una terminal, son sustraídas, y después (en el mejor de los casos) se les en encuentra vacías en lotes.