Banner

EL UNIVERSAL
CD. DE MÉXICO.- Jorge Romero, jefe delegacional en Benito Juárez, aseguró que en el caso de los funcionarios detenidos en Brasil por presunto acoso sexual, surgieron nuevos elementos.
Aclaró que debido a las leyes brasileñas, no se le ha permitido hablar con Sergio Eguren y Rafael Medina, ambos servidores públicos de Benito Juárez, por lo que ha estado en contacto sólo con el consulado mexicano en Brasil.
“(El Consulado) tiene indicios suficientes para decir que estaban cientos de mexicanos cuando se dio una riña y luego ellos fueron aprehendidos”, indicó el delegado.
Además, señaló que ya se comprobó que los funcionarios no tienen rasguños ni gotas de sangre o algo que físicamente indicara su participación en una pelea.
Romero informó que el Consulado mexicano solicitó al Gobierno de Brasil una orden de liberación.
“Esto no lo estarían ordenando si fueran culpables o dudaran de su inocencia”, sostuvo.
El jefe delegacional declaró a Formato 21 que “si la conducta que se les atribuye se les comprueba, entonces esa conducta es indeseable, intolerable por este Gobierno delegacional y serían cesados”.
En tanto, dijo, las áreas que ellos dirigen ya no pueden estar acéfalas, por lo que a más tardar mañana nombrará a los encargados del despacho.
Sergio Israel Eguren Cornejo es director general de Desarrollo Delegacional y Rafael Miguel Medina Pederzini es director general de Coordinación de Gabinete y Proyectos Especiales en Benito Juárez, ambos fueron diputados en la Asamblea Legislativa del DF en la pasada legislatura.