Por Rodrigo Yépez
AGENCIA REFORMA
TLALNEPANTLA.- Tras una alerta anónima, la caja radioactiva robada junto con una camioneta en Atizapán fue hallada en la calle Francisco I. Madero, en Tlalnepantla.
La pieza, de unos 25 centímetros de largo por 15 de ancho, se encontraba sobre la banqueta, en esquina con Avenida Presidente Juárez, en la Colonia San Jerónimo Tepetlacalco.
Al lugar acudió personal de Protección Civil, Bomberos y de la Secretaría de Seguridad Ciudadana, quienes aseguraron que la caja no representaba un riesgo.
“No representa riesgo, a menos que nos acerquemos o que estemos más cerca de cinco metros, si lo manipulamos puede haber problemas”, comentó un Bombero, quien prefirió no decir su nombre.
Durante la movilización de los cuerpos de emergencia se implementaron cortes viales sobre Presidente Juárez.
La zona se mantenía acordonada y se impedía acercarse al material, por lo que se guarda una distancia de al menos 10 metros de éste.
De acuerdo con vulcanos de Tlalnepantla, recibieron la alerta a las 12:25 horas de ayer mediante una llamada anónima sobre el producto, iridio 192, que sirve para revelación de placas de soldadura.
El material se encontró a tres calles de donde apareció ayer en la madrugada la camioneta robada en Atizapán.
Para las 13:40 horas, se estaba a la espera del arribo del Ministerio Público para que diera fe del material robado, y posteriormente personal de Seguridad Nuclear lo manipule para que sea trasladado.
Previamente, el físico Mardonio Jiménez Rojas, de la Comisión Nacional de Seguridad Nuclear y Salvaguardias, había hecho un llamado a no abrir el contenedor, si alguien lo encontraba.
Desde leve irritación hasta quemaduras importantes en la piel se podrían presentar en las personas que abrieran el contenedor radiológico, advirtió.