Staff
AGENCIA REFORMA
PARÍS.- La alerta ante un posible ataque terrorista en aeropuertos se extiende.
Ayer, Francia anunció que reforzará las medidas de seguridad para todos los vuelos que se dirijan hacia Estados Unidos. Se une así a Gran Bretaña, donde se ubica el aeropuerto con mayor tráfico en Europa, Heathrow, y Bélgica, que declararon el jueves que elevarán su vigilancia aeroportuaria.
Tales anuncios se dan después de que Estados Unidos pidió aumentar la seguridad en puertos aéreos de Europa y Medio Oriente ante lo que un funcionario del Departamento de Seguridad Interna calificó como una amenaza creíble de un ataque aéreo.
Los gobiernos galo y británico no especificaron cuáles aeropuertos se verán afectados ni cuáles serán las medidas de revisión adicionales, aunque medios internacionales reportaron que habría una mayor revisión de los zapatos y del equipo electrónico, incluyendo celulares y tabletas.
Esto, a partir de que funcionarios estadounidenses dijeron temer que grupos extremistas hayan desarrollado nuevas tácticas para burlar los controles de seguridad aérea.
Diversas fuentes destacan que expertos en bombas de grupos extremistas como Al-Qaeda y el Estado Islámico en Irak y Siria (ISIS) han encontrado la manera de introducir explosivos indetectables.
“Estamos preocupados desde hace tiempo porque organizaciones terroristas tratan de embarcar en aviones material no detectable”, dijo un oficial de inteligencia estadounidense a la agencia AFP.
De acuerdo con el analista de la BBC Frank Gardner, tales bombas sofisticadas incluyen explosivos como peantertetranitrato de pentaeritritol, similar a la nitroglicerina, que se pueden esconder en zapatos, cartuchos de tinta para impresoras o bebidas embotelladas.
En tres ocasiones durante 2010, la filial de Al-Qaeda en Yemen, conocida como Al-Qaeda en la Península Arábiga (AQAQ), burló los controles de seguridad de varios aeropuertos europeos y metió bombas escondidas a aviones.
El principal responsable de manufacturar estos explosivos no metálicos es Ibrahim Hassan Al-Asiri, un químico saudí que está en la lista de los más buscados por la CIA, según el diario británico The Guardian.
Una de las preocupaciones para Estados Unidos es que en últimos meses, según reportes de inteligencia, Al-Asiri se ha deslindado del AQAQ y ahora apoya a grupos insurgentes más extremistas como el Frente Al-Nusra en Siria y el ISIS en Irak y Siria.
El apoyo de Al-Asiri a éste último, que ha tomado varias ciudades iraquíes y declaró su propio Estado islámico, es particularmente alarmante según fuentes citadas por The Guardian, pues documentos de inteligencia estadounidense destacan que el ISIS ha logrado atraer a simpatizantes con pasaportes europeos.
Éstos fácilmente pueden abordar aviones con las bombas no detectables, de acuerdo con fuentes de seguridad estadounidenses.
No obstante, un alto funcionario de Estados Unidos afirmó que no hay ningún vínculo entre la situación en Irak y el aumento de la seguridad en aeropuertos.