Mediante 'chicanadas' incumplió mandato judicial que ordena cerrar las llaves del acueducto Independencia, dijo Tomás Rojo


Por Carlos Razcón Valenzuela
LA VOZ DEL PUERTO
VÍCAM.- Mañana lunes a primera hora, abogados de la Tribu Yaqui interpondrán recurso legal "para derribar 'chicanadas' en las que incurrió la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA), para caer en desacato e incumplir mandato judicial, que le ordena cerrar las llaves del acueducto ‘Independencia'".
La sociedad civil, productores agrícolas del Valle del Yaqui y los Ocho Pueblos, seguimos creyendo que el problema lo tenemos con Gobierno del Estado, no con la Federación, pero "ya vemos con ojos de duda a la CONAGUA y se está perdiendo la simpatía que se le tenía a esa dependencia", apuntó Tomás Rojo Valencia.
El mandato del Juzgado Octavo de Distrito y ratificado por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) es claro y contundente: Ordena cerrar las llaves del acueducto Independencia y no menciona para nada a las presas, precisó el vocero oficial de la nación yoremia.
Sin embargo, "en una caricatura de políticos mexicanos a la antigua" y para sacarle la vuelta al mandato de Ley, la CONAGUA anunció que había cerrado la presa La Angostura -aguas arriba de El Novillo--, donde inicia el sistema de embalses del Río Yaqui.
"Tal parece que estábamos viendo una caricatura de JoLoPo -José López Portillo, ex Presidente de México--, comentó con ironía Tomás Rojo.
Esa manchincuepa "se derriba sola", pero de cualquier manera la vamos a combatir con un recurso legal y tocará al Poder Judicial Federal llamar a cuentas a la CONAGUA y a sus funcionarios, reiteró.

Reunión hoy con delegados federales
Este día, las autoridades tradicionales de la Tribu Yaqui, liderazgos del Movimiento Ciudadano por el Agua (MCA) y representativos de los productores agrícolas de Cajeme, se reunirán en la Comunila de Vícam con delegados federales de la SEMARNAT; CDI, Secretaría de Gobernación y de la propia CONAGUA.
Con soporte técnico de especialistas, los altos mandos de la más representativa etnia sonorense entregarán pruebas palmarias de las irreversibles afectaciones sufridas por el Río Yaqui, a causa de las extracciones del multirreferido acueducto.
Según aquella autoridad federal, la proyección de agua 20-30 realizada por la propia CONAGUA está mal hecha; "pero independientemente de que hagan mal su trabajo, las afectaciones son reales, existen y, duelen", subrayó Tomás Rojo Valencia.
Precisó además que, por norma, CONAGUA, SEMARNAT y la Dirección General de Impacto y Riesgo Ambiental (DGIRA), están obligados a cumplir la Ley de Equilibrio Ambiental y, deben autorizar un caudal ecológico, que mantenga vivas flora y fauna endémicas de ambas riberas y a todo lo largo del Río Yaqui.
Tal caudal, jamás ha sido precisado "y las afectaciones allí están, visibles, incluso a la vista de imbéciles que jamás han conocido esta fuente de vida", dijo Rojo Valencia.