Banner

El narcorancho lo tenía a tan sólo 3 kilómetros de distancia de la base de la SEDENA

Por Jorge Escalante

AGENCIA REFORMA

PÉNJAMO.- José María Chávez Magaña, líder de La Familia en el Estado de México, encontró un refugio seguro... cerca de una base militar.

Aficionado a las carreras de caballos, en noviembre del año pasado adquirió una propiedad en la comunidad Rancho Mitad de Noria y la equipó con equinos cuarto de milla.

Cada domingo organizaba carreras en una pista que construyó cerca de su propiedad.

A tres kilómetros de distancia de su rancho se ubica una base militar sobre la carretera Federal Pénjamo-La Piedad y la cual logró burlar, pese a circular en camionetas de lujo y escoltado por personas armadas.

Pero además de esquivar la vigilancia militar también burló el proyecto estatal de seguridad Escudo, implementado por el Gobierno del Estado, en el que se invirtieron 2 mil 700 millones de pesos.

“El Pony” pasó inadvertido para las autoridades estatales y municipales.

“Nos sorprendió, no teníamos información de que se ocultara en este Municipio”, señaló el alcalde priísta de Pénjamo, Jacobo Manríquez Romero.

Cuando llegó a Rancho Mitad de Noria, el presunto narcotraficante ocultó su actividad.

Una vez que tuvo relación con habitantes y entró en confianza con ellos decidió contratar a jóvenes para emplearlos en labores de su rancho.

Tuvo desde caballerangos hasta quienes le hacían la limpieza o bien vigilaban la actividad en el poblado.

Octavio, de 75 años de edad y quien nació en esta comunidad, recordó que “El Pony” nunca armó ningún pleito.

Entraba y salía de la población en camionetas último modelo y seguido de escoltas armados.

“Nunca tuvo una dificultad para transitar por la carretera Federal o por este lugar, siempre se portó decente”, comentó.

En las carreras de caballos, “El Pony” llegó apostar hasta un millón de pesos, según testigos, con personas que arribaban en camionetas con placas de circulación de Michoacán, Chihuahua, Tamaulipas, Estado de México y Distrito Federal.

“Se veía a personas cargar portafolios grandes, decían que ahí tenían el dinero”, dijo un habitante del lugar.

El presunto líder de La Familia Michoacana permitía el acceso a las carreras de caballos de los pobladores quienes apostaban desde 50 hasta 500 pesos.

Hace dos semanas “El Pony” celebró su última apuesta y según testigos, la perdió.

Las carreras de caballos que organizaba eran en grande, con hasta tres bandas de música para armonizar el evento todo el día.

“Empezaba la actividad desde las once de la mañana y seguía por la noche”, señaló otro vecino.

En Rancho Mitad de Noria “El Pony” no tuvo ninguna dificultad para interactuar con la gente y ganarse su confianza.

En este lugar habitan 278 personas, de acuerdo al Censo del 2010.

Y hay en total 57 viviendas.

El presunto líder de La Familia Michoacana fue sorprendido la madrugada del miércoles pasado en su propiedad.

Elementos de la Marina y Ejército detuvieron el martes por la tarde a dos de sus colaboradores en la ciudad de Pénjamo, tras realizar un operativo en el Centro de la ciudad, a espaldas de la Presidencia Municipal.

Al costado del hotel Cendejas, sobre la calle Allende, se ubica un inmueble con departamentos. Ahí cayeron sus colaboradores.

Por la madrugada del miércoles “El Pony” no opuso resistencia cuando a su propiedad ingresaron Fuerzas Armadas, estaba acompañado de otras dos personas.

Sus guardaespaldas solían salir de noche para montar vigilancia, de acuerdo con vecinos.

El error del delincuente fue confiar en que no encontrarían su refugio cercano a una base militar.