Banner

El 300 en el boliche durante la final de la edición 34 de la Liga Mayor


Por Renato Sánchez
TRIBUNA
Álvaro Vélez López es ya historia en boliche.
La noche del pasado lunes, Vélez López derribó el primer juego perfecto que se tira en una final de la Liga Mayor, el torneo elite del Bolerama Obregón.
La línea de las doce chuzas, el 300 en términos del deporte de los bolos, la logró Álvaro en las mesas 1-2 y durante la segunda ronda de la gran final de la edición 34.
Este 300 es el primero que conquista en diez años de jugar al boliche, desde el 2004 en ligas locales y torneos de aniversarios.
Vélez López, junto con Mario Aguayo Ramon y "El Pony", Mario Aguayo Zúñiga, estaban en la eliminatoria de Cuartos de Final contra los Compadres.
Alinsumos, su equipo, avanzó a la Semifinal con una victoria 2-0. Álvaro totalizó 492 pinos en la serie de dos líneas. Los Aguayo hicieron 243-205 y 213-202. (756-599 la terna).
En Semifinales, Alinsumos dejó en el camino a Paco's Carnicería, que venía de derrotar en la primer ronda a Control de Plagas y a Dental González en la segunda vuelta.
Alinsumos perdió la final contra Dental Infantil Miranda, destacándose Luis García con juegos de 225-220 y Lauro Parada, con un 229-226.
Lauro se quedó a un pino de derribar también el 300, después de tirar línea de 299 en semifinales contra Rancho Grande.

Desde la sexta
Álvaro Vélez López explicó que a partir de la sexta chuza empezó a sentir que podía hacer el 300 y más cuando se le acercó "El Pony" y le dijo que ya era hora de que lo tirara, pues venía de conseguir una presea `para Cajeme y Sonora en la Olimpiada Nacional.
Sonora ganó la medalla de plata en parejas, con Álvaro de coach de la juvenil menor, y es entrenador del equipo obregonense infantil-juvenil.
"Hoy es el día; vamos por él", me dijo. "Dirás bien", pensé.
"Las palabras del Pony me motivaron bastante y metí la séptima chuza un poco montada, y parecía dejarme el diez, pero me ayudó el mensajero que llegó y lo derribó", destacó.
"Las siguientes dos chuzas, 8-9, cayeron bien, pegándole en la buchaca del 1-3", agregó, " y don Mario (Aguayo Ramon) me empezó a decir: Tu puedes, hazlo".

La gran emoción
"Me alentaron mucho y lo logré, Fue muy importante su respaldo", puntualizó.
Álvaro hizo ver que tras tirar el 300 sintió una gran emoción. "No estuve nervioso; eso sí, con mucha adrenalina".
"Un 300 para mis alumnos, que ahí estaban, detrás de mi, la cantera obregonense, y el 20 me cayó cuando todos los jugadores que ahí estaban me empezaron a felicitar", aseguró.
Vélez López dedicó este juego perfecto a Raquel Orozco de León, seleccionada nacional de Tijuana que jugará por México en el Mundial Juvenil de Hong Kong, en agosto próximo. "Raquel siempre nos apoya en la Olimpiada".
"También se lo dedico a mis amigos los cronistas deportivos".