Banner

Suman tres días de balaceras


EL UNIVERSAL

CD. DE MÉXICO.- Un enfrentamiento a balazos se registró este jueves en el Municipio de Chilapa de Álvarez, Guerrero, con lo que suman tres días consecutivos de violencia, con un saldo hasta el momento de 13 muertos y al menos cuatro heridos.

El temor entre los habitantes de la zona es tal que hay un toque de queda tácito. El alcalde Francisco Javier García González solicitó a la población no salir de sus casas “de no ser necesario” y proporcionó dos números telefónicos para que presenten denuncias anónimas “de algún hecho sospechoso o de violencia”, se lee en un comunicado, en el que no se informa sobre el saldo oficial de muertos y heridos.

Fuerzas federales y estatales llegaron a la cabecera municipal desde la noche del miércoles para combatir los brotes de violencia, al parecer, por pugnas entre dos grupos rivales del crimen organizado.

La economía, según pobladores, está paralizada: no hubo clases en las cerca de 50 escuelas públicas y privadas de todos los niveles y los pocos comercios que abrieron este jueves, cerraron después del mediodía, durante la balacera.

“No hay actividades, ni en los bancos, ¡qué decir de los comercios pequeños, están cerrados!”, dijo un habitante que pidió el anonimato.

García González se reunió con autoridades de los gobiernos Estatal y Federal para definir la estrategia ante la ola de violencia, aunque hasta el momento no se han dado a conocer los acuerdos.

El titular de Seguridad Pública y Protección Civil Estatal, Leonardo Vázquez, informó que el enfrentamiento del miércoles dejó como saldo seis civiles y un policía estatal muertos, así como un menor de edad detenido, quien fue herido.

En el lugar aseguraron diversos objetos, entre ellos siete vehículos y seis armas de fuego.



Otros crímenes

En Reynosa, Tamaulipas, dos hombres armados fueron abatidos y un policía federal fue gravemente herido en una persecución y balacera la mañana de este jueves.

En Michoacán, el síndico municipal de Tzitzio, Jesús Rodríguez Bueno, fue asesinado este mismo jueves en el Municipio de Charo, localizado a 20 kilómetros de Morelia.

De acuerdo con información preliminar de las corporaciones policiacas, los hechos ocurrieron cerca de las 14:00 horas, cuando el funcionario viajaba en un auto.

El 30 de diciembre del año pasado, el padre del síndico, Carmen Rodríguez, fue ultimado en Morelia en similares circunstancias.