Irrumpe Policía Estatal y agente del MP Guardia Yaqui y catean viviendas; autoridades tradicionales piden a la Federación respeto a sus sitios sagrados

Por Federico Chávez Manjarrez

TRIBUNA

VÍCAM.- Policías estatales y un Ministerio Público ingresaron ayer por la tarde a la Guardia Tradicional del Pueblo de Vícam, un sitio sagrado para los Yaquis, para tratar de aprehender, sin éxito, a los líderes visibles de la tribu, Tomás Rojo Valencia, Mario Luna Romero y Jerónimo Flores.

Esta acción, se da después de que el jueves, los Yaquis se apostaron a un lado de la carretera Internacional 15, en el Pueblo de Vícam, para analizar el reinicio de los bloqueos intermitentes contra el Acueducto Independencia, la principal obra del Gobierno del gobernador, Guillermo Padrés.

El vocero de la Tribu Yaqui, Tomás Rojo Valencia afirmó que “Esto no abona nada, es una cuestión deliberada para provocar el descontento y la inconformidad”, al señalar que pondrán una queja ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos ante los graves daños provocados en viviendas cateadas en la comunidad indígena.

Desde las primeras horas del día de ayer elementos de la Policía Estatal, han mantenido un intenso despliegue policíaco en el Poblado de Vícam, cabecera de los ocho pueblos yaquis, que durante los últimos cinco años sostienen una resistencia activa en la defensa de las aguas del Río Yaqui.

La ofensiva policíaca, denunció Tomás Rojo Valencia, ocurre precisamente en el momento en que un juez federal ratificó la orden de que la operación del acueducto se detenga, mientras se desahogan los asuntos de fondo relacionados con la obra.

El año pasado, la Suprema Corte de Justicia de la Nación ordenó a SEMARNAT que se repusiera el procedimiento de Consulta a la Tribu, ya que la construcción del acueducto se inició sin consultar a los Yaquis.

El vocero de los Yaquis, agregó que en el proceso de la Consulta ya se demostró con la propia documentación técnica de CONAGUA, que dicho acueducto le causa daños irreparables a la Tribu Yaqui y a todas las actividades productivas del Sur de Sonora, que se alimentan de las aguas del Río Yaqui.

A la altura del mediodía de ayer, añadió Rojo Valencia, un convoy de policías estatales, invadieron las instalaciones de la Guardia Tradicional, rompiendo los acuerdos que obligan al Gobierno a pedir autorización para realizar cualquier acción policíaca.

Autoridades Tradicionales de la Tribu Yaqui, están ahora demandando al Gobierno Federal que se respete la autonomía del territorio y todos sus recintos sagrados.

Que se detenga el hostigamiento policíaco en contra de quienes están defendiendo, con los recursos legales y constitucionales, nuestro derecho a existir, dijo Rojo Valencia.

La represión que se advierte, sostiene el vocero, es quizá la evidencia de la incompetencia de un Gobierno que en lugar de impulsar una política de gestión más agua para todo Sonora, pretende hacer del acueducto una realidad de fuerza, en el empeño de repartir lo que no alcanza para beneficiar a quienes quieren especular con el recurso en la Ciudad de Hermosillo.