Por Jesús Guerrero
AGENCIA REFORMA
TIXTLA.- Familias damnificadas de este Municipio acusaron que la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU) los excluyó de la reconstrucción y que ha dado prioridad a familiares de funcionarios.
De las 20 casas que el titular de la dependencia, Jorge Carlos Ramírez Marín, entregó el sábado en el Municipio, dos fueron para hermanos del síndico municipal Héctor Vicario.
A la familia Mier Peralta, cuya casa era una de las más antiguas de la ciudad y una de las primeras que cayó durante las inundaciones provocadas por “Manuel” e “Ingrid”, las autoridades no les dieron nada.
“Nos querían dar una miseria por todo lo que perdimos, y cuando les dijimos que estábamos en contra de su propuesta, simplemente nos sacaron de la lista”, relató un integrante de esa familia.
Moisés Germán Martínez, otro de los damnificados que vive en el mismo barrio, pero en la calle Morelos, contó a que sólo le dieron la tarjeta de 10 mil pesos para la reposición de enseres domésticos, pero que lo excluyeron de la reposición de viviendas.
Según las autoridades de Tixtla, la SEDATU entregará ahí 103 viviendas.
De las primeras 20, beneficiados advirtieron que tienen deficiencias.
La señora Alicia Ramírez, quien vive en la calle Morelos, en el barrio de El Santuario, afirmó que ahora que cayeron las lluvias se percataron de que las láminas del techo tienen agujeros.
“Hay varias goteras, además las ventanas sólo las cubrieron con una mallita”, señaló la mujer.