Banner

Con gol de Mario Götze en tiempo extra, Alemania ganó su cuarto Mundial, tras vencer 1-0 a Argentina en la Final de Brasil 2014


Por Luis Homero Echeverría
AGENCIA REFORMA
RÍO DE JANEIRO.- La Mannschaft conquistó América.
La Selección Alemana es el campeón del mundo por cuarta vez en la historia de los Mundiales de futbol.
América ya no es más sólo para los americanos. El espíritu teutón, la fortaleza mental y física prevaleció para amarrar a Argentina y derrotarla con el 1-0 que le puso justicia a la Final de Brasil 2014, celebrada en el Maracaná de Río de Janeiro ante 74 mil 738 fanáticos.
Fue hasta el minuto 112, en pleno segundo tiempo extra cuando Mario Götze resolvió el juego con una definición de maestro, al bajar el balón dentro del área y sin dejarlo caer, fusilar a Sergio Romero. Un gol que valió la Copa del Mundo.
Götze había ingresado por el máximo goleador en Mundiales, Miroslav Klose, a poco del cierre del tiempo regular y cumplió con su herencia de mecer la red enemiga.
Alemania es campeón después de 24 años y Argentina, como hace 24 años también, se quedó en la orilla.
El equipo de Joachim Löw desempató las Finales ante la Albiceleste y le puso la cuarta estrella a su playera, tras las conquistadas en 1954, 1974 y 1990.
Al minuto 20 fue la Albiceleste la que tuvo la ocasión de oro para abrir el marcador, tras un error de Toni Kroos al retrasar el esférico con la cabeza y servirle en bandeja a Gonzalo Higuaín, quien mandó el balón a un lado de la meta de Manuel Neuer.
Más tarde el propio Higuaín se llenaría de euforia al cruzarse por el centro del área y rematar a gol, pero cuando festejaba el silbante italiano, Nicola Rizzoli, marcó el fuera de juego que le señaló su asistente número dos, Andrea Stefani.
Al cierre del primer tiempo fue la Mannschaft la que quedó muy cerca de ponerle número al marcador, con el cabezazo de Benedikt Höwedes que se estrelló en el palo derecho de la meta argentina.
En el primer tiempo extra fue Schürrle quien estuvo cerca de otorgar el triunfo pero su tiro dentro del área fue justo a la colocación del portero Sergio Romero, quien rechazó el balón.
Y por Argentina, el delantero Rodrigo Palacio, que entró por Higuaín, desperdició un mano a mano con Manuel Neuer al bombear el esférico en lugar de fusilar y colocarlo desviado de la portería germana.
Al árbitro Rizzoli se le olvidaron las tarjetas en el tiempo extra y no sacó la segunda amarilla a Javier Mascherano, ni a Agüero cuando le dio un manotazo a Bastian Schweinsteiger.
Pero luego llegó la jugada del golazo de Götze que sentenció el juego y le dio a Alemania su cuarta Copa del Mundo.
La tercera sí es la vencida. Después de perder con Argentina en 1986, Alemania ya le destrozó la vida dos veces, en el 90 y ahora en el 2014. La Copa es del futbol germano.