Por Emily Corona
y Silvia Garduño
AGENCIA REFORMA
CD. DE MÉXICO.- El Papa Francisco llamó a la comunidad internacional a lograr una nueva forma de migración legal y segura ante el éxodo de centroamericanos, principalmente el de niños no acompañados.
En un mensaje dirigido a los asistentes al coloquio Migración y Desarrollo, que organizó la SRE y el Vaticano, el Pontífice advirtió sobre la emergencia humanitaria que representa el flujo de niños y adolescentes que buscan llegar a Estados Unidos.
“Tal emergencia humanitaria reclama proteger a estos menores. Sin embargo, estas medidas no serán suficientes si no van acompañadas de políticas informativas sobre los peligros del viaje y, sobretodo, de promoción de desarrollo en sus países de origen”, indicó en una carta que leyó el Nuncio Apostólico Christophe Pierre durante la inauguración.
“Es necesario que todos cambiemos la perspectiva hacia los inmigrantes y los refugiados, que pasemos de una perspectiva defensiva y de miedo, de desinterés y de marginación, que en el fondo se corresponden con la cultura del descarte, a una perspectiva basada en la cultura del encuentro.
“Esta es la única capaz de construir un mundo más justo y fraterno, un mundo mejor”, insistió el Papa al recordar las palabras que dirigió en su discurso en la pasada Jornada Mundial del Emigrante y Refugiado.
En su intervención, el secretario de Estado del Vaticano, el Cardenal Pietro Parolin, convocó a reconocer el valor de la movilidad humana como parte del progreso de los países.
Ante el Canciller José Antonio Meade así como autoridades de EU, Guatemala, Honduras y El Salvador, el Cardenal advirtió que el fenómeno de la migración no puede ser resuelto únicamente con medidas legislativas o adoptando políticas públicas “y menos únicamente con las fuerzas de seguridad y del orden”.
“Ante el hecho migratorio, necesitamos urgentemente que se superen los recelos atávicos y se planteen de una vez estrategias comunes a nivel sub-regional, regional y mundial que incluyan a todos los sectores de la sociedad”, manifestó.
En tanto, el Canciller José Antonio Meade hizo un llamado a los países de destino de migrantes a respetar los derechos de los extranjeros, los que generan beneficios a sus sociedades.
“Es común que obligados a vivir en el anonimato, ellos mismos (los migrantes) sean invisibles. Eso no es humano ni es justo.
“Los derechos del ciudadano y del migrante están separados por el abismo en muchos países de destino, un abismo que debe cerrarse reconociendo el derecho del migrante a la educación, a la salud, al trabajo digno y al respeto irrestricto de sus derechos humanos”, manifestó.
En el seminario no estuvieron presentes personajes icónicos de la defensa por los derechos de los migrantes como el obispo de Saltillo, Raúl Vera, ni el padre Alejandro Solalinde.