Por Pedro Sánchez Briones
AGENCIA REFORMA
CD. JUÁREZ.- Beneficiarios de la Cruzada Nacional contra el Hambre venden los alimentos que reciben en mercados, incluso llegan a recogerlos en vehículos de lujo.
Ante estas quejas, DICONSA iniciará una investigación para corroborarlas y proceder con sanciones.
“La mercancía la están vendiendo en las segundas (mercados)”, dijo Francisca García, encargada del centro comunitario Olivia Espinoza, uno de los cinco inmuebles habilitados como tiendas de canje.
“O hay gente que cuando ya no tienen (dinero) van y venden el café a la vecina”.
Mientras algunos acuden por los productos a pie, en transporte público o en vehículos antiguos, otros llegan en automóviles considerados de lujo, por lo que los beneficiarios cuestionaron la manera en que asignaron las tarjetas.
“El otro día llegó una señora en una Hummer”, agregó la encargada del lugar.
José Trinidad Gómez, director de DICONSA en Chihuahua, señaló que el modo en que se entregaron las tarjetas corresponde al programa OPORTUNIDADES, pero lo que sí revisará es el presunto mal uso a los alimentos.
En Ciudad Juárez fueron beneficiadas 23 mil 500 personas con la tarjeta en la que cada bimestre les depositan mil 56 pesos.
Sin embargo, a 15 mil colonos se les entregó apenas este bimestre el plástico, con el retroactivo de dos bimestres, por lo que su saldo es de 3 mil 168.
La entrega ha generado largas filas y se han registrado desmayos y hasta pleitos por obtener un turno para ingresar.