A su paso dejó provincias enteras sin electricidad, dos aviones dañados y casi medio millón de personas desplazadas


THE ASSOCIATED PRESS

MANILA.- Un tifón salió del Norte de Filipinas el miércoles, dejando a su paso al menos 20 muertos, provincias enteras sin electricidad, dos aviones dañados y casi medio millón de personas desplazadas al huir del viento y la lluvia, informaron las autoridades.

El vórtice del tifón Rammasun se alejó de Manila, pero los vientos de 150 kph (93 mph) y ráfagas de hasta 185 kph (115 mph), derribaron árboles y postes de energía eléctrica, además de arrancar tejados en la capital de 12 millones de habitantes, que prácticamente quedó paralizada.

Más de 370,000 personas evacuaron las localidades amenazadas para esperar en refugios de emergencia en seis provincias.

El tifón perdió fuerza antes de salir del País el miércoles por la tarde, avanzando hacia el Norte de Vietnam o la isla china de Hainan, según el meteorólogo Jori Loiz. El experto dijo que la tormenta podría recuperar fuerza al cruzar el mar del Sur de China.

El alcalde de Manila, Joseph Estrada, dijo estar aliviado de que no hubiera muertes en la ciudad, aunque el tifón derribó árboles y dañó los poblados pobres de la costa, forzando a más de 1,000 personas a evacuar.

“Fue como un simulacro”, dijo. “Sacamos a la gente de las zonas peligrosas en la costa, quisieran o no”.

Las autoridades informaron de al menos 20 muertos en distintas partes del País, en su mayoría aplastados por árboles y postes eléctricos derribados. Un bombero voluntario murió al ser golpeado por un bloque de cemento cuando arriaba una bandera de Filipinas en la ciudad suburbana de Pasig, según Francis Tolentino, presidente de la Autoridad de Desarrollo Metropolitano de Manila.

En el Aeropuerto Internacional de Manila, el ala izquierda de un Boeing 777 de Singapore Airlines resultó dañada después de que fuertes vientos empujaran la nave contra una pasarela de pasajeros, según el director Ángel Honrado. Nadie resultó herido.

En un poblado de chozas al borde de la bahía de Manila, cientos de personas huyeron cuando los fuertes vientos arrancaron los tejados de hojalata de sus cabañas. La mayoría estaba empapada por la lluvia antes de llegar a un centro de evacuación con ayuda de bomberos y rescatistas.

Tres pescadores estaban desaparecidos en Catanduanes, cerca de la provincia de Albay, donde Rammasun tocó tierra el martes por la noche.

Rammasun, el nombre tailandés para el Dios del Trueno, es la séptima tormenta que golpea Filipinas este año. Unos 20 tifones y tormentas afectan al archipiélago del Este del Pacífico cada año, convirtiéndolo en uno de los países más propensos al desastre del mundo.