Banner

Por Gerardo Armenta B.

+Ante dos Personajes
+Lucero y Derek Jeter


Lucero y Derek Jeter son hoy dos personajes en extremo renombrados, aunque por diferentes razones. Una y otro viven momentos distintivos en sus particulares carreras: artista una, pelotero el otro.
En un hecho que debió ser difícil imaginar antes de su víspera, Lucero al parecer ha dejado de trabajar en Televisa para incorporarse al menos temporalmente a la cadena Telemundo (Miami). Jeter fue saludado estelarmente esta semana en el Juego de Estrellas del béisbol organizado de Estados Unidos, en la que fue para él su última participación en ese evento, habida cuenta de que se encuentra en la inminencia de su retiro como jugador profesional.
Hechos conocidos los anteriores. No así los que se relacionan con el destino de Lucero. Después de permanecer 33 años en Televisa decidió emigrar a otra televisora. No se conocen todavía en público los motivos de esa decisión. Pero han de ser fácilmente adivinables. La cantante y actriz debió dejar de convenir a esa empresa después del más reciente de los escándalos en que estuvo involucrada.
Distante de la imagen de chica dulce y fina que se le proyectó a lo largo de los años, Lucero se mostró de pronto (en torpe e inexplicable decisión) como una desalmada mujer que mata animales por mero gusto en correrías tipo safari o francamente ociosas. La difusión de esta criminal forma suya de pasar el tiempo (al parecer inducida por su novio) resultó demoledora para la fama de quien fue conocida originalmente por el diminutivo de su nombre: “Lucerito”.
Bien pudiera decirse que nunca se repuso del todo de ese golpe mediático que ella misma se propinó. Instalada en Telemundo, hoy se sabe que Lucero nunca fue artista exclusiva de Televisa (como tantas otras más), sino que su permanencia allí fue a base de contratos por proyecto, los que no incluían precisamente esa modalidad. Lucero llegó a ser considerada como la carta y la cara fuerte de esa empresa. Hoy se ve que no pudieron sostenerla por más tiempo.
Dicen que Televisa no perdona a nadie (sea quien sea) que se enrole laboralmente con otra empresa del ramo. Carlitos Espejel (el famoso “Chiquidrácula y contemporáneo infantil de Lucero en el programa “Chiquilladas”) sufre el desdén ocupacional de esa empresa. Ésta no le perdona que haya trabajado una temporada en Estados Unidos. Puesto en una lista negra, no lo dejan ni entrar a las instalaciones de Televisa.
Mientras tanto, Dereck Jeter empezó ya a cerrar la impresionante carrera que desarrolló en las Grandes Ligas. Al cumplir allí su temporada número 20, decidió marchar al retiro profesional. Sus dos décadas como pelotero activo las cubrió con un solo e indivisible equipo: los Yanquis de Nueva York.
La historia de Jeter tiene visos de película o novela. Nacido en Nueva York, se propuso desde niño (según cuenta su leyenda) alinear algún día con los Yanquis como short stop. Está cumpliendo de 20 años de hacer realidad ese sueño infantil. Con esta ininterrumpida carga de trabajo, y puesto ya en el ámbito existencial de los cuarentones, Jeter planteó su retiro al terminar la presente temporada de Grandes Ligas.
El mundo del béisbol lo tiene como uno de sus más preclaros exponentes no sólo por la eficiencia espectacular de su desenvolvimiento en el campo, sino también por su caballeroso modo de ser. En virtud de prendas como éstas que se describen, llegó a ser un inamovible capitán de su equipo. Realmente no hay muchos short stops como Jeter en la Gran Carpa.
Por lo visto, todo mundo tiene la mejor de las impresiones sobre su persona, seguramente por el educado y amistoso perfil que muestra. En lo inmediato, Jeter debe ser el último de los grandes del béisbol norteamericano. Veinte años como titular del campo corto de los Yanquis no son cualquier cosa.
Pero nadie es eterno en ningún orden de la vida terrenal. Derek Jeter concluirá pronto una de las carreras más vistosas y admiradas de toda la historia de las Grandes Ligas. Cuando lo haga, se llevará consigo el reconocimiento impar de colegas suyos y de aficionados a los que deleitó con su destreza como short stop e inteligente bateador. Los asistentes al Juego de Estrellas de esta semana ofrecieron una impresionante evidencia del respeto que se tiene a Derek Jeter.