Hasta ayer se habían encontrado 181 cuerpos en los restos del MH17

Staff

AGENCIA REFORMA

WASHINGTON.- El derribo el jueves de un avión comercial de Malaysia Airlines dejó 80 niños muertos, informó Jeffrey Feltman, subsecretario de Naciones Unidas para temas políticos.

Malaysia Airlines fijó el número de víctimas en 289, entre ellos, 173 holandeses, 23 malasios, 27 australianos, 9 británicos, 4 alemanes, 4 belgas, 3 filipinos, un canadiense y un neozelandés.

Muchos de los holandeses que viajaban en el vuelo se dirigían a pasar sus vacaciones de verano en destinos asiáticos como Bali y Borneo, indicó la empresa y las autoridades de Holanda, país que ayer estaba de luto.

“Si se confirma que se trató de un ataque, yo personalmente no descansaré hasta que los responsables sean llevados ante la justicia. Se lo debemos a las víctimas y a sus familias”, señaló el Primer Ministro holandés Mark Rutte.

“Espero que las autoridades realicen una investigación exhaustiva sobre lo que sucedió”, dijo por su parte el ciudadano holandés Sander Esser, quien perdió a varios familiares en el siniestro.

En el avión viajaban su hermano Peter, de 66 años, su mujer, Jolette Nuesink, de 60, y sus dos hijos, Emma, de 20 años y Valentín, de 17.

Entre los viajeros destacaba un gran contingente de investigadores y activistas contra el SIDA reconocidos a nivel mundial, que se dirigían a una conferencia internacional en Melbourne, Australia.

El representante del Ministerio ucraniano de Exteriores, Andriy Sybiga, dijo que hasta ayer se habían encontrado 181 cuerpos, citando a los trabajadores de emergencias en el lugar.

Éstos se trasladarían a la ciudad de Kharkiv para ser identificados.

Mientras, en Nueva York, el Consejo de Seguridad de la ONU ordenó una investigación inmediata del ataque.

En dicha sesión, la embajadora estadounidense, Samantha Power, dijo que su país no descarta que Rusia haya ayudado a los rebeldes pro rusos de Ucrania a lanzar el misil que derribó la nave comercial.

También indicó que es probable que el avión haya sido atacado con un misil tierra-aire SA-11 BUK ruso.

En el mismo sentido se pronunció el Presidente Barack Obama, quien dijo que hay evidencia de que el proyectil se disparó de una zona ucraniana controlada por los pro rusos.

En respuesta a las acusaciones estadounidenses, el embajador ruso ante la ONU, Vitaly Churkyn culpó al Gobierno ucraniano por permitir que aviones comerciales usaran el espacio aéreo de un zona de combate.



Exige México

indagatoria

El Gobierno de México se sumó al llamado del Consejo de Seguridad de la ONU para que se realice una investigación internacional exhaustiva, transparente e independiente del derribo del avión malasio, que calificó como un acto terrible.