Amenazaba con tirarme al estanque de lagartos, ralata el menor de 13 años

Por Carlos Marí

AGENCIA REFORMA

EMILIANO ZAPATA.- “Me pusieron una capucha y siguieron pegándome de manotazos, su jefe me amenazaba con tirarme al estanque de los lagartos”, recordó Ignacio, un niño de 13 años, que fue detenido por policías municipales.

Conforme su relato, la noche del 12 de julio los policías lo golpeaban con el objetivo de incriminar a su padre en el robo a un súper del Municipio.

“Me llevaron al Parqueológico, donde hay lagartos, y ahí es donde me preguntaban a gritos que dónde estaba mi papá”.

“Me siguieron golpeando y después me soltaron un toque eléctrico con la chicharra (inmovilizador), que hasta me dio un levantón”.

“Y así fue que me obligaron a declarar y a decir que mi papá llevaba una pistola”.

“Cuando ya me llevaban a la comandancia les reportaron por el radio que ahí estaba mi mamá, entonces me siguieron dando vueltas en la camioneta y pegándome más duro”, recuerda Ignacio, con los ojos llorosos.

A 10 días de los hechos, el joven está convencido de que su padre Ignacio Morales Ramírez, de oficio de albañil, no es ningún delincuente. De hecho, el papá jugaba con sus otros dos hijos frente a la casa, mientras Ignacio relataba en entrevista la experiencia que vivió a manos de los cuatro o cinco policías que se lo llevaron.

En tanto, a su madre Margot del Carmen Reyes no sólo le tocó enfrentarse a la indolencia de autoridades para denunciar la tortura a su hijo, sino también las descalificaciones del edil José Marín.

La madre dijo que el jefe de la Policía Municipal, Germán Israel Correa primero pretendió pactar con ella que no denunciara la aprehensión indebida.

“Primero dijo: ‘Tu niño estaba robando en el Súper Santillán y tengo el video’. Pero luego aceptó que no tenía nada, ninguna prueba de eso”, contó.

Reyes Cabrera lamentó que después de denunciar penalmente el abuso de autoridad de Correa y sus elementos en contra de Ignacio, la cual quedó asentada en la averiguación previa I-EZ-266/2014, en la Agencia del Ministerio Público le dificulten y dilaten las diligencias.



- ¿Qué respuesta ha tenido usted?

- Hasta ahorita, ninguna. Desde el día 12, que se dieron los hechos, luego fui el día 14, pero el Ministerio Público no me hizo caso y tuve que ir a la Oficina Regional de la Procuraduría (General de Justicia del Estado), para que desde ahí, le ordenaran al licenciado Vladimir Miranda para que me atendiera.

Pero aún cuando el Ministerio Público giró instrucciones, con el oficio 1058, para que Servicios Periciales realizara una revisión médica y sicológica a Ignacio, el personal de esa área no certificó los golpes.



- ¿Qué espera de las autoridades?

- Realmente, no espero nada, porque el presidente municipal (Marín Sauri) acaba de hablar en la radio y dijo que con la demanda sólo se busca perjudicar al señor Israel Correa y que él tiene todo su apoyo.