Hay una decena de heridos tras la detonación de un auto bomba en un retén policial

THE ASSOCIATED PRESS

BAGDAD.- Un conductor detonó un auto bomba en un retén policial instalado en la capital iraquí, lo que causó la muerte de 21 personas, incluidas más de una decena de civiles que se dirigían a un santuario chií en los últimos días del mes sagrado islámico.

Al menos 13 de los fallecidos en el ataque eran civiles, de acuerdo con funcionarios policiales y de los servicios de salud. Otras 35 personas resultaron heridas, la mitad de ellas civiles.

Los funcionarios hablaron bajo condición de anonimato porque no estaban autorizados a hablar con la prensa.

El ataque ocurrió a la entrada del distrito bagdadí de Jazimiya, donde muchas personas se dirigían en auto al santuario del imán al-Jadim en los días previos al festín de Eid, que conmemora el fin del Ramadán.

Bagdad ha estado en vilo desde que rebeldes suníes dirigidos por el grupo extremista Estado Islámico para Irak y el Levante capturó la ciudad norteña de Mosul y anunció sus planes para irrumpir en la capital. La ciudad ha registrado varias explosiones a pequeña escala en las semanas recientes, pero hasta ahora no ha habido grandes ataques coordinados, como los vistos este año antes de las elecciones de abril.

Previamente el martes, dos obuses cayeron cerca de una estación de policía en el barrio de Sabi al-Bore, en Bagdad. Tres policías murieron y otros cuatro resultaron heridos, informó un agente.