Banner

Por Horacio Jiménez
y Francisco Nieto
EL UNIVERSAL
CD. DE MÉXICO.- Cada uno traía su propio documento a pesar de que habían pactado que un notario público visitaría la Cámara de Diputados para firmar el compromiso de que bajará el costo de las tarifas eléctricas y del gas, luego de la aprobación de las leyes secundarias en materia energética.
Sin embargo, no hubo un final feliz, pues el coordinador del PVEM, Arturo Escobar, y sus compañeros Ricardo Astudillo, Rosa Elba Pérez y Enrique Aubry madrugaron y acudieron una noche antes a la notaría pública número 142, del licenciado Daniel Luna Ramos, para firmar esta promesa… Claro, a su manera y sin la presencia de la otra parte, es decir, del vicecoordinador de Movimiento Ciudadano, Ricardo Mejía, quien lanzó el miércoles en la Comisión de Energía el reto de ponerle fecha a la reducción de los precios de la luz y del gas.
Este jueves desde temprano, los verdes circularon copia de la escritura 30,622 de dicha notaría, en la que afirmaron que “una vez implementadas las acciones que permitan producir en nuestro País mayor cantidad de gas natural, los costos de las tarifas eléctricas y del gas reflejarán una disminución considerable a la que actualmente pagan millones de mexicanos”.
Esto molestó al legislador de izquierda, quien llevó a un notario público hasta la sesión de la Comisión de Energía y en pleno debate de la cuarta minuta de la Reforma Energética quería que los legisladores verdes rubricaran su documento.
Pero Escobar y Astudillo simplemente volteaban hacia otro lado y mostraban a las cámaras y a los fotógrafos su propio documento.
Mejía Berdeja puso en el lugar de los verdes el otro documento, pero allí fue abandonado, sin siquiera hojearlo. El legislador de izquierda buscaba que firmaran el compromiso textual.
“Ya firmamos el documento con el que nosotros nos comprometimos a que las tarifas de luz y gas bajarán en el momento en que se aprueben las reformas y se implementen las acciones y haya un mejor abasto de gas natural”, sentenció Ricardo Astudillo.
Agregó que no conocen el documento de Mejía Berdeja, no saben si es propaganda y no firmarían porque el compromiso que asumieron ya lo hicieron con su propio notario.
Mejía reconoció la sagacidad de sus colegas, pero dijo que no se trata de “cachirulearse”.