Personas que alguna vez vivieron en el internado, ‘adoptan’ a los recién egresados del albergue La Gran Familia


Por Dalia Martínez
EL UNIVERSAL
ZAMORA.- Más de la mitad de los internos del albergue La Gran Familia de Zamora Michoacán se han ido. Hasta este fin de semana habían abandonado el lugar 300 residentes, los niños con sus familias, y quienes llegaron solos y fueron abandonados pero tienen más de 18 años han decidido adoptar a la que conocieron ahí adentro.
Los adultos son acogidos por sus “hermanos” —personas que vivieron en el internado—, que de momento les brindan techo, comida y trabajo.
Sin tiempo para asimilar la nueva vida, se enrolan en el trabajo.
Ese es la situación de Luz. Salió del albergue hace tres días. Menuda, delgadísima, pero sonriente, recuerda cómo “Mamá Rosa” le dio el apodo que la marcó de por vida: “La Fea”.
Consiguió trabajo en una de las casi 80 empacadoras de fruta que hay en Zamora. Se levanta antes de las siete de la mañana y alisa su cabello con un pequeño peine azul que le dieron ahí adentro.
No sabe cuánto le pagarán aún, pero tiene la ilusión de juntar dinero para irse lejos de Zamora.
Cumplió 28 años, pero aparenta más; no tiene hijos.
Jura tener estudios de hasta secundaria, aunque ningún papel avala su instrucción.
Por lo tanto, los trabajos a los que puede aspirar son: las hortalizas, las empacadoras, la colecta y limpieza de la fruta, garroteros, servidumbre. 
Mago y Sandy Bell llevan cuatro días fuera de la casa de “Mamá Rosa”. Mago está preocupada por lo que dejó adentro.
Ha encontrado trabajo de lavaplatos junto con su amiga en un restaurante cercano al albergue que le permite ir y venir a verificar que la niña a la que crió allá adentro se encuentra bien.
ago dice que a la pequeña Ruth Veduzco Verduzco, de 13 años, la recibió de meses; se la pidió a “Mamá Rosa” para cuidarla. Ahora apareció la madre biológica que la reclama y piensa llevársela a Estados Unidos. A los residentes de la casa-hogar de “Mamá Rosa” no les va bien con la separación inevitable.
Un policía federal comenta que a la fecha ha habido dos intentos de suicidio en dos jovencitos.
Autoridades del Gobierno estatal señalaron que la próxima semana le serán entregados las 221 personas, entre hombres, mujeres y niños, que serán llevados a un albergue de Morelia, al parecer al Centro de Salud Mental, que será habilitado para los internos.
La titular de la fiscalía especializada en trata de personas de la PGR, Adriana Lizárraga, aseguró que quienes han sido entregados o liberados “tendrán un seguimiento puntual de sus destinos”.
Además, los adultos que salen de la casa de “Mamá Rosa” son entregados o liberados bajo la tutela de un familiar o responsable que proporciona datos y documentos para localizarlos.
Los trabajos de limpieza en el albergue continúan y la PGR ha confirmado que una vez que terminen el proceso de intervención, serán colocados sellos oficiales de y una guardia de la Policía Federal custodiará el lugar hasta que la dependencia concluya la investigación sobre este caso.