Los últimos niños que quedaban en el inmueble de ‘Mamá Rosa’ fueron trasladados a Morelia

Por Benito Jiménez
AGENCIA REFORMA
ZAMORA.- En 30 minutos, el albergue de Rosa Verduzco, “Mamá Rosa”, se convirtió en un inmueble fantasma.
Los últimos 85 menores que permanecían en el lugar, fundado en 1947, fueron trasladados al DIF de Morelia entre lágrimas y sonrisas.
Algunos de ellos, como Sebastián, cargaron hasta con la trompeta.
Luis Alberto, de 9 años, no soltó su violín, mientras que Yamara, de 11, se llevó una caja con dos flautas y muñecas.
Esmeralda, de 10 años, no contuvo las lágrimas y a gritos llamó a “La Jefa”, como se conocía aquí a Verduzco, para que evitara que la subieran al camión.
“Que nadie se salte”, apuró un mando de la Policía Federal a sus subordinados, que de inmediato rodearon la unidad 2094 del DIF.
La operación que montó la Procuraduría General de la República (PGR) se pareció más a la empleada en una evacuación de reos.
Y es que una Humvee del Ejército con un elemento y su ametralladora; seis patrullas de la Policía Federal con sus efectivos armados con calibres 7.62 y pistolas al muslo, y camionetas Van con ministeriales de la SEIDO armados y con chalecos antibalas, fueron parte de la movilización.
Por momentos, la acción fue errática. Los responsables no se ponían de acuerdo sobre la hora. Además, mientras que elementos de la PGR contabilizaban 91 personas evacuadas, el DIF nacional informó que eran 95.
Más tarde, el DIF de Michoacán aclaró que sólo eran 85 menores, entre ellos cinco bebés.
“Entonces, nos están chamaqueando”, dijo un ministerial de la SEIDO a un sudoroso Carlos Manzo, coordinador operativo del DIF nacional, al que no le cuadraban las cifras .
Al final, ya que todos los implicados cruzaron sus datos, se supo que iban diez mamás acompañando a sus hijos, por ser muy pequeños.
Para el traslado de los menores, los Gobiernos federal y del estado usaron cinco autobuses.
Los niños fueron despedidos con aplausos del personal del DIF que los custodió desde que el albergue fue asegurado por la PGR, el pasado 15 de julio.
“Vas a estar mejor Paquito”, le gritó una mujer a uno de los niños, que caminaba a las unidades del DIF a regañadientes.
Con esta fase, indicaron autoridades del estado, se espera el cierre definitivo del albergue de “Mamá Rosa”.
En Morelia, los niños fueron recibidos por el Gobernador de Michoacán, Salvador Jara Guerrero, quien aseguró que, a partir de ahora, los menores dormirán en camas individuales, gozarán de sus tres alimentos y contarán con educación y actividades recreativas.