Por Carlos Marí
AGENCIA REFORMA
VILLAHERMOSA.- Un total de 100 tramos de ductos para combustible, de una línea que se encontraba fuera de operaciones en el Municipio de Huimanguillo, fueron recuperados por elementos del Ejército y de Seguridad Física de Pemex.
Según informes de la paraestatal, los ductos de 12 metros largo y 36 pulgadas de diámetros cada uno, suman 1.2 kilómetros y se encontraron montados en varios tráileres.
Durante un operativo en la madrugada del miércoles, a 35 kilómetros de la capital, en las inmediaciones de la carretera federal Villahermosa-Coatzacoalcos, se detuvieron a 34 sujetos relacionados con el robo del material.
Junto con la tubería y los obreros, los soldados aseguraron un total de 17 vehículos pesados, entre retroexcavadoras, tráileres, grúas y camionetas.
Se informó que para sacar la tubería, los sujetos, apoyados con lámparas, perforaron con trascabos al menos 2.20 metros de profundidad para llegar hasta la línea, y además, desarmar cada uno de los tramos.
De acuerdo con funcionarios de la PGR, este tipo de maniobras sólo han sido realizadas por empresas contratistas de Pemex o ex funcionarios de la empresa pública involucrada en casos anteriores de robo de tubería.
El operativo fue el resultado de un trabajo de inteligencia militar, a partir de una denuncia ciudadana, la cual advirtió que un grupo de trabajadores vestidos de overol color naranja, presuntamente pertenecientes a una compañía de Veracruz, se encontraba desconectando los tramos de un ducto.
Los obreros intentaron fugarse, pero ante el cerco militar, ninguno de ellos consiguió escapar.
Los militares trasladaron a los 34 detenidos, entre los que hay operadores de maquinaria pesada, obreros y jefes de cuadrilla, como vehículos y material decomisado, a la subdelegación de la PGR, en Cárdenas.
Sin embargo, por la cantidad de los detenidos que rendirían su declaración ante el Ministerio Público Federal, fueron llevados a la sede estatal de la PGR en la capital tabasqueña, donde Pemex presentó una denuncia de hechos.
Por la logística de la extracción del material, los vigilantes de Pemex los cuestionaron sobre si laboraban para una empresa contratista de la propia paraestatal, pero todos ellos se negaron a proporcionar información.
Entre los detenidos, según revelaron fuentes de la procuraduría, hay oriundos de Veracruz, Estado de México y Chiapas.
El propio personal de Seguridad Física estimó que la tubería robada tiene un costo aproximado de 20 millones de pesos.