NOTIMEX
WASHINGTON.- Estados Unidos enfrenta el riesgo de contagios por ébola entre su población, pero no un brote de enormes proporciones como el registrado en el Este de África, aseguraron ayer autoridades sanitarias ante legisladores estadounidenses.
El director de los Centros para Control y Prevención de Enfermedades (CDC), Tom Frieden, aseveró que Estados Unidos tiene no sólo la infraestructura necesaria para responder a una contingencia de este tipo, sino también para contenerla.
Al comparecer ante un panel del Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes, Frieden reconoció que es posible que una persona pueda desarrollar aquí el virus del ébola después de haber sido expuesta a la enfermedad en otro país, y contagiar a familiares y a personal médico.
“Ciertamente es posible (...) pero estamos confiados de que no habrá un brote de gran tamaño en Estados Unidos. Tenemos las instalaciones para aislar pacientes, virtualmente en cada hospital del país”, aseguró.
El experto destacó la importancia que tiene el aislamiento de estos pacientes debido a que ésta es una infección que se transmite sólo por contacto humano.
Su comparecencia en esta audiencia convocada de última hora se produjo un día después que el CDC elevó su alerta por el virus de ébola a nivel 1, el más alto emitido en respuesta a este brote, confinado hasta ahora a tres países del Este de África: Guinea, Liberia y Sierra Leona.