Alertan por la terrible situación que afrontan las minorías de Irak

THE ASSOCIATED PRESS

BAGDAD.- Cientos de mujeres de la minoría religiosa yazidí permanecen en manos de extremistas suníes con ‘planes perversos’ para ellas, dijo el viernes un funcionario iraquí, hecho que pone de relieve la terrible situación que afrontan las minorías de Irak a manos del grupo Estado Islámico.

Kamil Amin, portavoz del Ministerio de Derechos Humanos de Irak, indicó que centenares de mujeres yazidíes menores de 35 años están siendo retenidas en escuelas en Mosul, la segunda ciudad más grande de Irak. Amin dijo que el ministerio se enteró de lo ocurrido de voz de las familias de las prisioneras.

‘Creemos que los terroristas ahora las consideran esclavas y tienen planes perversos para ellas’, declaró Amin a The Associated Press. ‘Creemos que los terroristas utilizarán a estas mujeres de manera degradante a fin de satisfacer sus deseos animales en una forma que contradice todos los valores humanos e islámicos’.

Estados Unidos ha confirmado que el grupo Estado Islámico ha secuestrado y mantiene presas a mujeres yazidíes para venderlas o casarlas con combatientes extremistas, dijo un funcionario estadounidense que solicitó el anonimato debido a que esta versión corresponde a información secreta de inteligencia. No hay una cifra precisa de la cantidad de mujeres víctimas, dijo el funcionario.

Decenas de miles de yazidíes huyeron cuando el grupo Estado Islámico capturó a principios de mes el poblado de Sinjar, en el norte de Irak, cerca de la frontera con Siria. Los yazidíes practican una antigua religión que los suníes radicales consideran herética.

Después de que el grupo extremista tomara el control de diversos poblados y aldeas en el norte, las comunidades minoritarias emprendieron la huida para salvar sus vidas. El Estado Islámico considera apóstatas a los yazidíes y a los chiíes, al tiempo que ha exigido a los cristianos que se conviertan al islam o de lo contrario paguen un impuesto especial.

Unos 50.000 yazidíes, la mitad de ellos niños, según cifras de la ONU, huyeron hacia las montañas en las afueras de Sinjar, donde muchos de ellos permanecen atrapados mientras se les agotan sus raciones de agua y alimentos. El jueves en la noche, jets militares de transporte de Estados Unidos lanzaron asistencia humanitaria sobre las montañas.

Las declaraciones de Amin constituyen la primera confirmación del gobierno iraquí de que algunas mujeres están en poder del grupo extremista. El martes, la legisladora yazidí Vian Dakheel dijo que ``ha habido venta de mujeres en un mercado de esclavos’’.