Banner

Por Rafael Mathus Ruiz
AGENCIA REFORMA
NUEVA YORK.- Pocas ciudades de Estados Unidos han decidido hacer tanto para proteger a los migrantes indocumentados como Nueva York.
En julio, la ciudad anunció que ofrecerá una identificación municipal a los inmigrantes a partir de enero de 2015, con lo que podrán acceder a servicios como abrir una cuenta de banco o firmar un contrato de arrendamiento.
Además, el Gobierno neoyorquino busca ayudar a miles de niños que llegan desde Centroamérica, huyendo de la pobreza y violencia, y ha reforzado un programa piloto --el primero implementado en el País-- para proveer servicios legales gratuitos a indocumentados detenidos que están en vías de deportación.
El renovado abrazo a los migrantes de Nueva York, un icono de la inmigración en Estados Unidos, viene desde la Administración del alcalde Bill de Blasio, quien aprobó la medida para proveer identificaciones municipales.
Pero la iniciativa más significativa en la llamada Gran Manzana ha sido el aumento del financiamiento público, con 4 mil 900 millones de dólares, al Proyecto para la Unidad de las Familias Inmigrantes.
Este plan, formulado por organizaciones civiles, busca mejorar la representación legal de los sin papeles en tribunales de deportación.
“Somos la primera municipalidad en financiar servicios legales para los inmigrantes indocumentados”, dijo a Reforma el concejal Carlos Menchaca.
“Mientras el Congreso está estancado en (el tema de) inmigración, esto envía una señal de gran compromiso. Estamos tomando nuestra propia capacidad para mejorar la vida de los inmigrantes”, agregó.
Menchaca, el primer mexicano-estadounidense en llegar al Concejo municipal, destacó el compromiso de la ciudad, incluido el alcalde De Blasio, con la promesa de trabajar para los inmigrantes.
El Proyecto fue creado en 2013, aunque, ahora, con la nueva inyección de fondos, buscará llegar a todos los inmigrantes que requieran asistencia legal.
La ampliación del programa permitirá ofrecer asistencia a unas 900 personas, según el Instituto de Justicia VERA, que administra el Proyecto.
No sólo se asistirá a inmigrantes indocumentados, sino a personas con papeles que, por algún motivo, están en proceso de deportación y no pueden pagar un abogado.