Staff
AGENCIA REFORMA
HONG KONG.- La ayuda pedida por la OMS a la comunidad internacional para combatir la epidemia de ébola en África generó ayer sus primeras respuestas.
Por primera vez, China ofreció personal de asistencia para emergencias de salud y envió tres equipos de expertos a Guinea, Liberia y Sierra Leona, los países más afectados por el letal virus hemorrágico, que ha causado casi mil muertes y mil 779 contagios.
Cada equipo estará compuesto por un epidemiólogo y dos especialistas en desinfección, cuya misión será capacitar al personal de cada País.
Lo anterior se suma a una ayuda de 4.9 millones de dólares anunciada por Beijing la semana pasada.
La OMS, que declaró a la enfermedad una emergencia internacional, confirmó que una vacuna contra el virus podría ser sometida a pruebas clínicas en septiembre próximo en Estados Unidos, y que, si da resultado, estará disponible para 2015.
Ello luego de que el Instituto Nacional de Salud estadounidense anunciara días antes dichas pruebas clínicas, y de que comenzara a tratar a dos misioneros estadounidenses contagiados en Liberia con el suero experimental ZMapp.
Pese a que aún está en investigación y nunca había sido probado en humanos antes, su suministro provocó una ola de reclamos de los países africanos, que exigen acceso a él, aunque las existencias son escasas.
Quien sí obtuvo el acceso fue el religioso español repatriado Miguel Pajares, luego de que Madrid pidiera la sustancia a Ginebra argumentando que se trata de un enfermo terminal.
En tanto, en Rumania, autoridades anunciaron que un hombre que recientemente viajó a Nigeria --la cuarta nación afectada en África-- presenta síntomas similares a los del ébola, por lo que le realizarán estudios. Su familia fue puesta en cuarentena.
Para evitar su propagación, funcionarios en Estados Unidos anunciaron que pondrán en cuarentena a todos sus misioneros y otras personas en contacto con infectados en África.