Conagua informó también que, durante las últimas horas, la tormenta tropical Karina en el Océano Pacífico, se localizó aproximadamente a 825 kilómetros al sur-suroeste de Cabo San Lucas, Baja California Sur.

NOTIMEX
México.- La presencia de una zona inestable, las ondas tropicales 21 y 22, así como una zona de nubes de tormenta propiciará que continúen lluvias de fuertes a muy fuertes en la mayor parte del país, informó la Comisión Nacional del Agua (Conagua).
En su más reciente reporte, el organismo de la Secretaría de Gobernación indicó que la zona de inestabilidad asociada con la entrada de humedad en ambos litorales ocasionará potencial de lluvias muy fuertes, acompañadas de tormentas eléctricas y granizo en zonas de Sonora, Chihuahua, Nayarit y Jalisco.
Además habrá lluvias fuertes en Baja California Sur, Tamaulipas, Sinaloa, Durango y San Luis Potosí, y de menor intensidad en áreas de Coahuila, Nuevo León, Aguascalientes y Zacatecas.
El pronóstico indica que la onda tropical número 21 se extenderá sobre los estados del occidente y centro del país, por lo que se prevén tormentas eléctricas, granizo y lluvias muy fuertes en los estados de México y Michoacán, fuertes en el Distrito Federal, Querétaro, Guanajuato y Guerrero.
Una zona de nubes de tormenta, localizada en el sureste de México y en interacción con la nueva onda tropical 22, se desplazará sobre la Península de Yucatán y provocará lluvias fuertes con tormentas eléctricas en Veracruz, Oaxaca, Tabasco, Chiapas, Campeche, Yucatán y Quintana Roo.
Conagua informó también que, durante las últimas horas, la tormenta tropical Karina en el Océano Pacífico, se localizó aproximadamente a 825 kilómetros al sur-suroeste de Cabo San Lucas, Baja California Sur.
El fenómeno presenta vientos máximos sostenidos de 95 kilómetros por hora, rachas de hasta 110 kilómetros por hora y movimiento hacia el oeste a 22 kilómetros por hora y ya se encuentra lejos de tierra, aunque el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) mantiene el monitoreo.
Recordó que las precipitaciones registradas durante los últimos días reblandecieron el suelo de algunas regiones, por lo que exhortó a la población a extremar precauciones y mantenerse atenta a los llamados de Protección Civil y autoridades estatales y municipales.
Las condiciones pudieran generar deslaves, deslizamientos de laderas, desbordamientos de ríos y arroyos o afectaciones en caminos y tramos carreteros, así como inundaciones en zonas bajas y saturación de drenajes en zonas urbanas.
Además, el aire cálido en el noroeste y el norte de la República Mexicana mantendrá una intensa ola de calor que provocará temperaturas máximas, entre 35 y 45 grados centígrados, en los estados fronterizos del norte del país.
Para el valle de México prevé cielo parcialmente de nublado a nublado, 80 por ciento de probabilidad de lluvias fuertes con tormentas eléctricas y granizo; temperatura mínima de 12 a 14 grados Celsius, máxima de 23 a 25 grados centígrados y viento del este y sureste de 20 a 35 kilómetros por hora.