EL UNIVERSAL
CD. DE MÉXICO.- Madres de familia de algunos de los niños rescatados en el albergue “La Gran Familia”, de Michoacán, solicitaron la intervención de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) para que la agresión que sufrieron sus hijos en ese lugar no quede en la impunidad.
Este mediodía arribaron al organismo la señoras María Guadalupe Nolasco, María Isabel Blancas González y Martha Alicia Ramírez, quienes presentaron una queja ante este organismo debido a las lesiones físicas y psicológicas que, aseguraron, sufrieron sus hijos durante su estancia en dicho albergue.
Informaron que han acudido a diversas instancias del Estado de Michoacán y que decidieron también recurrir a la CNDH para que investigue la situación en la que se encuentran las víctimas y se repare el daño.
Las madres de familia y representantes de organizaciones civiles como “Províctima” y “Quien te ayuda, Quien te escucha” fueron recibidos por un visitador adjunto de la Quinta Visitaduría General.
El 16 de julio pasado, la Procuraduría General de la República (PGR) rescató a 458 niños del albergue “La Gran Familia” después de constatar los abusos a los que fueron sometidos.
Al siguiente día, la CNDH inició una investigación sobre este caso que actualmente sigue su curso.