Por Édgar Hernández
AGENCIA REFORMA
TAPACHULA.- Un grupo de habitantes del Municipio fronterizo de Unión Juárez, en Chiapas, decidió organizarse para vigilar el pueblo y enfrentar a ladrones que tenían asolada la localidad.
De acuerdo con los comuneros, desde hace años y medio comenzaron a notar un alza en las actividades delictivas, por lo que conformaron brigadas de vigilancia.
Sin embargo, cifras oficiales revelan que sólo hubo 7 robos y 2 homicidios en el primer semestre de este año.
Los ladrones han recurrido al uso de sustancias para dormir a sus víctimas y saquear las viviendas, cosa que antes no se veía, según los pobladores.
También el robo de animales, cosechas y plantas registraron aumentos desde el año pasado, sostienen.
Señalan que las estadísticas gubernamentales no son las reales, pues muchas personas no denuncian por desconfianza o por temor.
Cubiertos del rostro, con palos, machetes y radios, los vigilantes salen por las noches para cuidar el patrimonio de las familias y con ello han logrado ahuyentar a la delincuencia común, aseguran.
“Somos ciudadanos que cansados de los robos y la apatía de las autoridades; decidimos organizarnos para impedir que este pueblo se vuelva inseguro, como ciudades de Guerrero, Michoacán o Tamaulipas”, apuntaron.
Aunque la zona es paso de tráfico de drogas, mercancías y personas, los comuneros han decidido no entrar en esos terrenos pues señalan que está fuera de su capacidad.