Banner

Por Ivette Saldaña

EL UNIVERSAL

CD. DE MEXICO.- La Organización Mundial del Comercio (OMC) vive una crisis, “momentos delicados e incertidumbre”, aunque no está en el fin del camino, afirmó su director general Roberto Azevedo.

Sin embargo, sí podría enfrentar consecuencias negativas ante las dificultades para lograr un consenso entre los 159 integrantes para implementar el paquete de facilitación comercial, y “parece inevitable que en septiembre tengamos una charla sobre como hacer para que haya avances más rápidos y eficientes. La siguiente pregunta es ¿cómo?, pero no sé cómo, los miembros deben decidir. La solución para salir del estancamiento no está clara”, dijo.

En entrevista con El Universal, comentó que la OMC tiene reglas generales para el comercio y se necesita ajustarlas para adaptarlas a la “economía moderna” y que sean sólidas sin afectar a nadie.

En sus respuestas es cauto, ya que aun cuando alertó que de no llegarse a acuerdos en el interior del organismo habrá “consecuencias negativas”, afirmó que los miembros, con sus acciones, definirán el escenario a futuro.