Huyen empresarios, del crimen organizado

Por Jesús Guerrero

AGENCIA REFORMA

CHILPANCINGO.- La Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU) confirmó que cuatro de las empresas que contrató para la reconstrucción se fueron de Guerrero debido a extorsiones del crimen organizado.

El delegado estatal de la dependencia, Héctor Vicario Castrejón, precisó que se trata de cuatro empresas que trabajan en la región de Tierra Caliente y las cuales ya fueron sustituidas por otras que aceptaron el trabajo.

No obstante, agregó que la inseguridad pública en esa región de Guerrero ha provocado retrasos en los trabajos de construcción de viviendas.

“Las intimidaciones de la delincuencia contra las empresas incluye que deban darles dinero para que puedan seguir con las obras”, dijo el funcionario federal.

“Hay días en que la violencia de los delincuentes arrecia y otras veces se calma, pero es una situación muy preocupante”, admitió.

Las empresas que siguen trabajando sufren hostigamientos e intimidación de grupos armados, por lo que la SEDATU determinó acudir ante la Procuraduría de Justicia del Estado para interponer una denuncia contra los responsables, pues según el funcionario ya están identificados.

En el caso de las empresas contratadas por la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA), una fuente de esa dependencia explicó que las licitaciones para obras de reconstrucción son desairadas si están en Tierra Caliente.

Contó el caso de una constructora del Estado de Veracruz que se inscribió para una obra en el Municipio de Cutzamala de Pinzón y cuyos dueños se sorprendieron de que nadie más compitiera por el contrato.

Sin embargo, cuando la CONAGUA le asignó la obra y estaba a punto de arrancar los trabajos llegaron los delincuentes para exigirles una cuota del 10% del costo de la obra.

El empresario aceptó la exigencia y les dijo que la obra era una inversión de 5 millones de pesos y que les daría 500 mil pesos.

Pero su mayor sorpresa fue cuando los delincuentes le mostraron el documento oficial de la CONAGUA donde se establecía que la obra que tenía asignada su empresa tenía un costo de 10 millones de pesos.

Así que el empresario tuvo que darles un millón de pesos.

Por su parte, el delegado de la Secretaría de Desarrollo Social (SEDESOL), José Manuel Armenta Villegas, afirmó que a ellos, las bandas del crimen organizado les robaron tres camionetas.

Agregó que interpusieron las respectivas denuncias ante la Agencia del Ministerio Público pero que hasta el momento la autoridad no ha ubicado a los sujetos armados que en despoblado despojaron de los vehículos oficiales a los trabajadores de la Secretaría.

“Sin duda ir a trabajar a Tierra Caliente resulta de alto riesgo”, dijo.