Banner

Por Federico Osorio Altúzar


CAMINOS Y AUTOPISTAS: LA SEGURIDAD ANTE TODO



Chihuahua y Sonora se ubican dentro de perímetros geográficos que sólo montañas, vados y barrancas dan la impresión de separar aquello que la naturaleza unió, sin proponérselo. Pero ambas entidades se enlazan por la historia y el sentido de identidad, lo que da continuidad entre parajes y escenarios, entre lo que realiza el hombre y lo impuesto desde su exterior.
Ir de Sonora al Estado de Chihuahua no es lo mismo que viajar de esta Entidad a Sonora, bañada en las plácidas aguas del Pacífico.
De Ciudad Obregón a las estribaciones que llevan montañas arriba, a la recóndita Yécora, Municipio sonorense, y de ahí pasar a Talayotes, en dominios del solar de los Villa y los Siqueiros, es ir al goce y deleite con aquellos paisajes que nunca más podrían olvidarse. Se va, entonces, del ardiente semidesierto a la región de los pinos, pasando antes por algunos parajes en donde abundan cactus, huizaches y tabachines.
Así, quedan atrás los sembradíos de algodón, trigo y cártamo para que la vista se deleite, enseguida, con aroma que desprenden huertos de manzanos, duraznos y diversas especies de árboles frutales. También se dejan atrás los acuíferos como los de "Hornos" antes de llegar a los remozados perfiles de Tesopaco, cabecera municipal, en donde la calidez de la temperatura cede a los rigores de Valle del Yaqui. Y de ahí hacia arriba comienza lo difícil y azaroso de la travesía...
Otra experiencia es la de quienes viajan desde Chihuahua. Al trabajo organizado en los campos cercanos a Cuauhtémoc, y a la tecnología sumada al esfuerzo y cuidado cotidianos, se acompaña la proximidad de las agrestes alturas rodeadas de escenarios sublimes con imponentes bellezas: montañas y desfiladeros; aquellas talladas, se dice, por seres legendarios; éstos cavados como para dar la sensación de contrastes que hacen del mundo natural un caudal de enigmas a descifrar por medio del conocimiento y dispuestos para el disfrute a través del sentimiento de lo bello y lo sublime.
Se produce, así, el justo reclamo, también el reconocimiento de lugareños y turistas que viajan desde los acogedores espacios colindantes con el mar hasta las estribaciones de la sierra. Y de quienes lo hacen desde los pilares empotrados entre nubes como si fuesen eternos vigías, desde aquel mar de serranías interminables, del que surge repentinamente la Cascada de Basasiachi en la demarcación de Ocampo.
Y este es el sentido de nuestro comentario. En caminos y puentes, carreteras y autopistas destinadas a comunicar, la inercia y el desdén se encargan de hacer vías de incomunicación y aislamiento.
Uno es el tramo carretero que va de Chihuahua a Moris colindante con Yécora, Sonora, Ahí, la seguridad ante todo, lema del mandato del ahora senador Patricio Martínez García, produce la impresión de certeza y confiabilidad en esta carretera. Mientras tanto, kilómetros abajo, de San Nicolás a Tesopaco, pasando por Curea, Nuri rumbo a Hornos, en las proximidades de la Presa Álvaro Obregón "El Oviáchic", los contrastes están a la orden del día. El descuido, el abandono y el maltrato del camino hacen horrendo y hostil, al extremo, el extenso itinerario.
Malos administradores y peores políticos propician que la carretera Sonora-Chihuahua, en el tramo mencionado sea, a la fecha, una especie de trampa mortal para el infortunio de lugareños, campesinos y ganaderos, que sufren el apremio, que por cierto a nadie importa, para movilizar sus enseres y cosechas. La empresa minera asentada en esa región pone su parte a fin de convertir los caminos concebidos para la convivencia, en virtuales cementerios. La impunidad y la corrupción, unidos para sí, prevalecen al lado de los embates del crimen organizado, cuya mafia crece imperturbable ante los vacíos de poder.
http://federicoosorioaltuzar.blogspot.mx