Banner

Por Nurit Martínez Carballo
EL UNIVERSAL
CD. DE MÉXICO.- Alrededor de 692 mil niños del Estado de Baja California no iniciaron clases debido al paro de 27 mil maestros de la Entidad debido a la demanda de las dos secciones del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE).
Exigen que la organización siga tomando decisiones en la asignación de plazas docentes, así como que se cubra el pago pendiente a profesores de Carrera Magisterial y Carrera Administrativa, un total de dos mil 500 maestros que laboraron de forma interina, más un adeudo de 600 millones de pesos.
José Alberto Martínez, dirigente de la sección 37 del SNTE, exigió “respeto a los derechos de los trabajadores y a la dirigencia sindical” por parte del Gobierno del Estado, y demandó que el “sindicato siga participando en las decisiones de asignación de plazas y en la definición del escalafón de ascensos, entre otras decisiones administrativas”.
Al preguntarle que si esa demanda no se considera que atenta contra la Reforma Educativa, que plantea que el SNTE no debe intervenir en la asignación, sino que los puestos de trabajo se otorguen con base en los resultados de las evaluaciones, el dirigente sindical aseguró: “no, no tiene que cambiar. Ahora nos hacen a un lado y nosotros siempre hemos estado en esas decisiones, no tiene por qué cambiar”.
Citó como ejemplo que en la asignación de puestos docentes el Gobierno Estatal debe estar abierto para que el SNTE “lleve la propuesta sindical para la asignación de plazas”, afirmó en entrevista con El Universal.
Este lunes la mayoría de las 3 mil escuelas de la entidad estuvieron cerradas al momento en el que los niños de preescolar, primaria y secundaria llegaron junto a sus papás para el inicio del ciclo escolar y se encontraron con cartulinas que denunciaban la falta de pago a los maestros.
De acuerdo con cálculos del dirigente, poco más de 25 mil profesores acudieron a la manifestación convocada en Tijuana, en lugar de estar en las aulas.
Tras la caminata, se apostaron a lo largo del día en torno a la plaza central de gobierno, donde los dirigentes de las dos secciones magisteriales negociaron con representantes del Gobierno Estatal.
El paro de labores en Baja California fue el mayor de los incidentes al arranque del ciclo escolar 2014-2015.
En el País cerca de 26 millones de alumnos de la educación básica iniciaron actividades de manera normal, por lo que se regularizó la operación del sistema nacional que en total atiende a más de 35 millones de estudiantes desde el nivel inicial hasta el posgrado.
En Sonora las 88 escuelas ubicadas en la zona en donde se registró el derrame de contaminantes en el Río Sonora, pospusieron una semana el inicio de clases.
En tanto que en Guerrero 27 escuelas de la región de la Montaña tampoco iniciaron actividades debido a que no se concluyó la instalación de toldos provisionales en los planteles que aún no fueron remodelados y que fueron afectados por la tormenta “Manuel”.
A través de redes sociales, correos y la página de Internet de las dos secciones sindicales del SNTE en Baja California, los agremiados informaron que el Gobierno Estatal incumplió las minutas y acuerdos firmados desde 2011 a la fecha.
En el caso de la Sección 37 se reclamó el pago de 260 millones de pesos por el rezago de pago a maestros con trabajo interino y de base, acuerdo previo a la entrada en vigor de la Ley Estatal del Servicio Profesional Docente.
Detallaron que no se ha pagado el estímulo del Programa de “Carrera Administrativa” que es de alrededor de 5 millones de pesos. “Existe un incumplimiento del derecho de jubilación o pensión de más de dos mil compañeros agremiados a la sección 37”, aseguraron.
Se describe que no se resolvieron ni boletinaron los ascensos escalafonarios de más de 160 plazas vacantes, bajo los criterios vigentes antes de la ley del servicio docente.
Incluso se denuncia que hay una “deficiente interpretación de las normas legales que regulan el servicio educativo, se violenta flagrantemente el derecho de cambios y permutas de los trabajadores de la educación”, sostuvieron.
Hasta la noche de ayer lunes la negociación continuaba, por lo que no se había determinado si este martes iniciarán clases en la entidad.