Por Liliana Alcántara
EL UNIVERSAL
CD. DE MÉXICO.- Para la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), la respuesta del Gobierno mexicano ante la tragedia humanitaria de los menores migrantes ha sido insuficiente.
Felipe González, relator sobre los derechos de los migrantes de este organismo, dijo que lejos de brindarles protección, los criminaliza, contrariando los estándares internacionales.
Indicó que este sector se encuentra en una situación de extrema vulnerabilidad, ya que en el País hay excesos en las detenciones en estaciones migratorias, donde agentes y policías cometen abusos de autoridad, lo que hace que el problema se agrave.
En el informe Derechos Humanos de los migrantes y otras personas en el contexto de la movilidad humana en México, se señalan los reiterados reportes de que los centroamericanos en situación irregular son víctimas de continuos abusos y actos de violencia, “los cuales son cometidos por el crimen organizado, delincuentes comunes y agentes estatales mexicanos o mediante la tolerancia u omisión”.
El relator de la CIDH urgió a las autoridades mexicanas a prevenir, perseguir y sancionar los delitos que se cometen.
En respuesta, el Instituto Nacional de Migración aseguró que la legislación migratoria de México es una de las más avanzadas del mundo y gira sobre el eje fundamental de los derechos humanos sin criminalizar a los migrantes.
Planteó la necesidad de que se denuncie a malos funcionarios para acabar con abusos.
El secretario de Gobernación, Miguel Osorio Chong, afirmó que es un problema de varias naciones y México está haciendo su parte.