Señalan que nadie sabe cuantos aciertos obtuvieron los aspirantes, ni cual es la escala de desempeño en términos de puntaje

Por Sonia del Valle

AGENCIA REFORMA

CD. DE MÉXICO.- El Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) debe rendir cuentas y explicar cuales fueron los criterios que utilizó en el examen de maestros de nuevo ingreso, urgieron ayer especialistas en la materia.

Francisco Martínez Rodríguez, coordinador de Servicios Integrales de Evaluación y Medición Educativa (SIEME), sostuvo que el punto más crítico es que nadie sabe cuantos aciertos obtuvieron los aspirantes, ni cual es la escala de desempeño en términos de puntaje.

“Y lo más grave, los aspirantes no saben que requieren saber hacer para alcanzar esos niveles”, expresó.

Para el especialista, que trabajó 23 años en la Dirección de Evaluación de la SEP, los exámenes fueron criteriales.

Lo anterior significa, dijo, que están alineados al perfil docente, por lo que INEE debió establecer una escala de desempeño para cada uno de los tres niveles con los que se calificaría a los sustentantes.

“No hay un puente entre el perfil, parámetros e indicadores de los docentes con los exámenes, y se desconoce la escala de desempeño para poder medir”, criticó.

Reforma publicó ayer que los “mejores” maestros contratados para el nuevo ciclo escolar son profesores de 6.

El INEE estableció una escala de 60 a 170 puntos, donde la media son 115, para evaluar a los postulantes. El puntaje mínimo para estar en la lista de idóneos era de 100 puntos.

Al respecto, Martínez Rodríguez indicó que, con ese método, un aspirante que no respondió ninguna pregunta obtiene 50 puntos de calificación.

“La forma en que calificaron equivale a decirle a los aspirantes que es lo mismo si saben a que si no saben”, señaló.

“La diferencia central entre los concursos de plazas del sexenio pasado y lo que se hizo ahora, es que ahora todo es más opaco. Antes se sabía el número de aciertos, quienes participaron, a que escuelas los asignaron y ahora no se sabe nada de eso”, expresó.

Por su parte, Blanca Heredia, especialista del Centro de Investigación y Docencia Económica (CIDE), aseguró que el INEE manda un mensaje de mediocridad.

“Si la excelencia es el 6, la verdad es que estamos fatal y no se ven buenas perspectivas hacia adelante”, lamentó en entrevista.

“Si pensamos que el mejor es el que tiene 6, que son los que se van a ir a las escuelas más aventajadas, los que se sacaron 2 y 3, van a ir a las escuelas menos aventajadas, supongo, por eso me parece preocupante que hayamos puesto la vara tan baja”, expresó.

Según Heredia, es una preocupación que el INEE haya arrancado la nueva era de la evaluación docente ponderando las consideraciones políticas más que las necesidades del sistema educativo.

“Entre las consideraciones de carácter técnico y las consideraciones políticas, y no soy ingenua, sé que un órgano como el INEE tiene que equilibrar, pero me parece que se les pasó la mano”.