Por Abimael Chimal
y Abel Barajas
AGENCIA REFORMA
TOLUCA.- El delito de homicidio doloso sigue siendo el pendiente de las autoridades del Estado de México.
De enero a julio de este año, en la Entidad se abrieron mil 144 averiguaciones previas o carpetas de investigación por homicidios dolosos, lo que representa un incremento de 6.6% con respecto al mismo periodo del año anterior.
En 2013 la Procuraduría General de Justicia mexiquense (PGJEM) inició mil 73 averiguaciones, según cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).
Del total de carpetas iniciadas hasta el 31 de julio de este año, se han contabilizado mil 321 víctimas, es decir, el 12.8% del total a nivel nacional.
En lo que respecta al delito de secuestro, en julio el Estado de México registró su segunda cifra mensual más baja en 2014, con nueve denuncias e igual número de víctimas.
No obstante, esta contrasta con la que difundió la organización Alto al Secuestro, según la cual se registraron 40 plagios el mes pasado.

Herencia de El Pony
De acuerdo con funcionarios federales, parte de la violencia que se vive en el Estado y la ola de secuestros de los últimos días en Valle de Bravo está relacionada con células delictivas que estuvieron subordinadas a José María Chávez Magaña “El Pony”, el recién capturado jefe de la Familia Michoacana.
Se trata de dos grupos criminales, antes aliados, que tienen su zona de influencia en los municipios de Tejupilco, Luvianos y Valle de Bravo.
“El Pony”, líder máximo de la Familia Michoacana, fue detenido el pasado 2 de julio en Guanajuato, y de entonces a la fecha su organización comenzó a sufrir divisiones, dijeron los consultados.
Comentaron que tras su captura, en una entrevista previa a su declaración ministerial, “El Pony” reveló a agentes de la PGR que tenía alrededor de 500 hombres en el Edomex y que un número importante se ubicaba en esa zona.
En ese corredor mexiquense, los integrantes de La Familia tenían entre otras funciones contener las incursiones de los Caballeros Templarios al Edomex.
Aquella ocasión le preguntaron a “El Pony” quién sería su sucesor y respondió que no sabía, que muy probablemente vendrían disputas y algunas tendrían lugar en los municipios donde desde el mes pasado se han denunciado secuestros y desapariciones.
Chávez Magaña también contó a los agentes de la PGR que su banda delictiva podía operar gracias a que cada mes pagaba 12 millones de pesos en sobornos a las autoridades federales, estatales y municipales.