Banner

Por Adán García
AGENCIA REFORMA
MORELIA.- Dalia Santana, presidenta municipal de Huetamo, afirmó que fue obligada a reunirse en dos ocasiones con el líder de Los Caballeros Templarios, Servando Gómez Martínez, “La Tuta”.
De acuerdo con una denuncia presentada en 2013 por la edil, en uno de los encuentros también participó la alcaldesa de Pátzcuaro, Salma Karrum, ambas emanadas del PRI.
“En dos ocasiones fui obligada a presentarme en la región del municipio de Tumbiscatío, Michoacán, con la persona que dijo ser Servando Gómez Martínez, sin poder precisar la fecha y el lugar exacto, ya que no conozco esa región”, dice el documento del que Reforma tiene copia.
Santana no dio detalles sobre las personas que la obligaron a acudir a esos encuentros.
“También fue la señora Salma Karrum, presidenta municipal de Pátzcuaro, con quien nos juntamos en (el entronque de) Cuatro Caminos (municipio de Múgica). Me dijo que a ella también la citaron”, declaró.
“De ese lugar nos trasladaron personas armadas hasta dicho lugar, en donde Servando Gómez Martínez nos manifestó que no tuviéramos temor, que no nos iba a hacer nada, que solamente nos quería conocer y posteriormente salimos del lugar”.
La denuncia fue presentada el 11 de octubre de 2013 ante la Agencia Primera del Ministerio Público, con sede en Huetamo.
El documento forma parte de las pruebas que la defensa aportó ante el Juzgado Segundo Penal, luego que el pasado 14 de agosto policías estatales detuvieran a Santana, acusada de presuntos nexos con el crimen organizado.
La Procuraduría General de Justicia en el Estado (PGJE) fincó cargos a la alcaldesa por delitos de extorsión y homicidio calificado.
Santana es acusada de haber ordenado el asesinato del abogado Antonio Granados, ocurrido en abril de 2013, y de cobrar el 20 por ciento de su sueldo al personal del Ayuntamiento para financiar al cártel de Los Caballeros Templarios.
En la denuncia que hoy se da a conocer, la alcaldesa admite haber pagado 800 mil pesos como una “cooperación” que le exigieron personas desconocidas y armadas.
Detalló que entre mayo y diciembre de 2012 las aportaciones sumaron 300 mil pesos, y 500 mil más de enero a septiembre de 2013.
“El dinero yo lo juntaba de mi propio salario que percibo como presidenta municipal, esto es, nunca utilicé dinero de las arcas del municipio para pagar la cooperación que me pedían”, aseguró en la denuncia.