Tras ejecución las fuerzas del Estado Islámico se han convertido en serio enemigo de Estados Unidos

Por J. Jaime Hernández

EL UNIVERSAL

WASHINGTON.- La ejecución del periodista James Foley a manos de fuerzas del Estado Islámico (EI) fue presentada este viernes por la Casa Blanca como una “acción terrorista” que ha convertido a esta organización en un serio enemigo de Estados Unidos y en el principal objetivo de sus fuerzas armadas en Irak y Siria.

“Vamos a tomar acciones directas (contra el EI) ahí donde sean necesarias”, aseguró Ben Rhodes, uno de los principales asesores del Presidente Barack Obama al secundar la preocupación lanzada por el secretario de Defensa, Chuck Hagel, que advirtió en la víspera contra una organización que se convirtió en el nuevo enemigo identificado de EU.

“Esta organización va más allá de lo que hemos visto”, aseguró Hagel. “A Estados Unidos no le queda remedio más que ir tras esta organización para decapitarla ahí donde se encuentre”, consideró, por su parte, el ex agente de la CIA, Robert Baer, al asegurar que las fuerzas del EI se han convertido en la nueva gran amenaza contra EU y el futuro de países como Irak y Siria.

La muerte de Foley y la amenaza contra el colaborador de la revista “Time”, Steven Joel Sotloff -actualmente en manos de una célula del EI-, se convirtieron en una señal de alarma para el Departamento de Defensa y la Casa Blanca que este viernes reconocían la revisión de la estrategia contra esa organización.

“Necesitaremos una estrategia multinacional para enfrentar esta amenaza y no será una cuestión de días”, reconoció el portavoz del Pentágono, John Kirby.

“Va a tomar algún tiempo, pero no sólo para Estados Unidos”, añadió en alusión a la amenaza del EI en países como el Reino Unido o Australia que se han convertido en viveros de esa organización.

A su vez, el asesor de la Casa Blanca, Ben Rhodes, sin confirmar que las acciones contra el EI incluirán el teatro de operaciones en Siria, aclaró que cualquiera que sean las acciones fuera de Irak se consultarían con el Congreso.

Apenas en julio pasado funcionarios del Departamento de Estado mantuvieron una serie de encuentros con miembros del Congreso para advertirles sobre la creciente amenaza del EI, asegurando que se había convertido en una organización “peor que Al-Qaeda”.

“La doctrina y las ambiciones de esta organización se han convertido en una seria amenaza para Estados Unidos”, aseguró en ese entonces Brett McGurk, responsable para los asuntos de Irak e Irán en el Departamento de Estado.

La creciente preocupación por una amenaza terrorista que se ha hecho más presente que nunca, ha movilizado a un gran número de congresistas que advierten contra la posibilidad de un atentado de fuerzas del EI en EU.

“Sabemos que la gente del EI ha estado desarrollando métodos y planes para atentar dentro de Estados Unidos”, señaló el congresista por Oklahoma, James Inhofe, quien es el republicano de más alto rango en el comité senatorial de las fuerzas armadas.

La preocupación por la amenaza que representan las fuerzas del EI, dentro de EU, han sido matizadas sin embargo, desde el Pentágono que este viernes desmintió las versiones que hizo circular el gobernador de Texas, Rick Perry, para asegurar que esa organización terrorista podría haber entrado a EU a través de la frontera con México.

“No tenemos ninguna indicación de que las fuerzas del EI hayan entrado por la frontera con México. No hay nada, ninguna pista o indicio que sostengan estas aseveraciones”, aseguró Kirby, al desautorizar así las declaraciones del gobernador Perry. Además, la Embajada de México en EU rechazó que existan indicios sobre la presencia de grupos yihadistas en territorio mexicano.

Mientras, al menos 73 fieles murieron en un ataque de hombres armados contra una mezquita sunita en Diyala, en el Noreste de Irak, informaron fuentes de un hospital de la ciudad de Al Mikdadiya, mientras que los combatientes kurdos continuaron su avance hacia Mosul.