Por Francisco Minjares Galaviz
TRIBUNA
El calor, el poco circulante económico y el regreso a clases de los niños y adolescentes ha ocasionado que las ventas en los tianguis caigan de un 50 hasta un 100% en los casos más extremos.
“Hay días que no vendemos nada, ahorita ya me voy a levantar y apenas he vendido 100 pesos, hay gente que si, se pone y no saca nada”, dijo el vendedor David Jaques, quien aseguró que desde hace tres o cuatro semanas las ventas cayeron drásticamente.
Los cerca de 600 vendedores que se instalan cada sábado en el tianguis del Ferrocarril, están a la espera del aprovechamiento de camarón, porque “si a los pescadores les va bien, a toda la región le va bien”, además que durante los preparativos en octubre de la temporada triguera también hay circulante económico.
En los días buenos acuden hasta 800 personas a comprar a los tianguis, sin embargo a causa del calor y la falta de dinero por el regreso a clases, hace dos o tres sábados que están acudiendo entre 300 a 400 en promedio y los carros y triciclos que circulan por entre los pasillos ocasionan embotellamientos.
“Las ventas nos han bajado, nos han bajado mucho, hasta en un 50% por el calor, pero cada año es la misma”, dijo Marta Méndez, comerciante de alimentos elaborados a base de carne puerco.
Por su parte, Patricio “El Bocinero” Morales, dijo que él se prepara cada año con anticipación, va a los campos y a las regiones pesqueras a ofrecer su trabajo y de ahí se hace de clientes, ya que cada temporada de calor es la misma.
Por la calle Sufragio Efectivo y la Jalisco se instalan cuatro elementos de la Secretaría de Seguridad Pública para evitar embotellamientos vehiculares.