El púgil mexicano desestima un nuevo enfrentamiento ante Manny Pacquiao


Por Arturo García Piñuelas
TRIBUNA
Al ritmo de las mañanitas con mariachi por su cumpleaños 41, fue recibido el ex campeón mundial de boxeo Juan Manuel Márquez por el alcalde de Cajeme, Rogelio Díaz Brown, ayer en desayuno que se le brindó al púgil defeño en su visita a nuestra ciudad.
Márquez, acompañado por su esposa Erika Lomelí, arribó a Ciudad Obregón para estar presente en la función de boxeo que se realizó ayer mismo en el Gimnasio "Manuel Lira García".
Junto al alcalde asistió también el director del Instituto del Deporte Municipal, Omar Guillén Partida y la senadora suplente Anabel Acosta, así como integrantes de la promotora de Box Durán, y peleadores participantes en la velada.
Al darle la bienvenida, Díaz Brown afirmó que el peleador es un ejemplo para todos los mexicanos.
Durante su intervención, el ex campeón mundial de peso welter y considerado Campeón de la Década por la Organización Mundial de Boxeo, habló sobre los temas trascendentales de su trayectoria, como la saga "Márquez-Pacquiao", los cuatro campeonatos obtenidos, la próxima pelea y el retiro del encordado.
"Si llega el retiro, bienvenido, con gran orgullo lo vamos a tomar", afirmó al ser cuestionado sobre su futuro inmediato.
Sobre un posible quinto combate ante el púgil filipino, Márquez afirmó que ya no hay necesidad de ello, porque en cada una de las contiendas previas demostró quien es el mejor.
"Prefiero quedarme con lo que ya hice ante Pacquiao, no me interesa el dinero", afirmó. "Más vale el honor y la dignidad que todo el dinero del mundo".
En el evento, el ex campeón hizo entrega de unos guantes autografiados y color rosa, a la cajemense Yolanda Vega, ganadora de la medalla de oro en la Olimpiada Nacional.