Banner

THE ASSOCIATED PRESS
SAO PAULO.- Un motín que se desencadenó el domingo en una penitenciaría del Sur de Brasil resultó en la muerte de al menos tres reos, dos de ellos decapitados, informaron las autoridades.
Al menos cinco personas más fueron heridas en el motín en la cárcel de la ciudad de Cascavel donde los presos tomaron como rehenes a dos agentes de la prisión y a algunos reos. La revuelta inició antes del amanecer y seguía al caer la noche, dijo Ricardo Pinto, teniente de la Policía militar.
Las autoridades registraron graves daños a causa de incendios y golpes al edificio que alberga a más de 1,000 presos, pero sólo tiene 928 camas. Al principio de la tarde, las autoridades confirmaron que dos presos fueron decapitados. Horas más tarde, la policía informó que los reos también mataron a otro hombre, al arrojarlo del edificio.
Imágenes de la prensa local mostraban al menos a unos 30 reclusos en la azotea del edificio con el rostro cubierto con ropa blanca. Algunos de ellos sostenían a algunos rehenes con cuerdas o ropas ajustadas alrededor del cuello o con los brazos atados en la espalda mientras les propinaban golpes. Los presos que organizaron el motín colgaron mantas con las iniciales “PCC”, Primer Comando Capital, un grupo delincuencial que surgió en una prisión en la década de 1990.
Familiares de los reos se agruparon afuera de la prisión y exigieron a las autoridades información sobre el estado de sus parientes.
Pinto dijo que aún no han sido identificados los tres muertos, pero que la revuelta podría estar relacionada a las condenas por homicidio que recibieron recientemente dos de los presos. El abogado del sindicato de agentes penitenciarios, Jairo Ferreira, relevó al sitio de noticias local CGN que los reos colocaron una de las cabezas sobre las piernas de uno de los agentes que tomaron como rehenes. El guardia fue liberado momentos después.