Por Jesús Guerrero
AGENCIA REFORMA
CHILPANCINGO.- Mil niños de la Escuela Primaria Emiliano Zapata que resultó afectada por las lluvias de “Manuel” e “Ingrid”, siguen sin recibir clases debido a que las autoridades olvidaron instalar baños y la totalidad de carpas en un terreno baldío donde iniciarían sus actividades.
Este lunes, los estudiantes acompañados por sus padres caminaron casi un kilómetro para llegar al predio pero se encontraron con la novedad de que solamente estaban instaladas 16 de 22 carpas y no había baños.
Eso molestó a los padres de familia que junto con los profesores acordaron no iniciar las actividades escolares hasta que haya las condiciones aunque sea parcialmente apropiadas.
Javier Cerón Alarcón, director de la escuela Emiliano Zapata que se ubica en la colonia con ese mismo nombre, contó que en el inicio del ciclo escolar de este año realizaron una protesta contra el Gobierno de Ángel Aguirre por incumplir con la entrega del nuevo edificio.
En esta escuela estudian 609 niños en el turno matutino y 300 en el vespertino.
“Fue una irresponsabilidad aceptar el ofrecimiento del Gobierno Estatal de que aquí nuestros hijos reciban clases”, comentó la madre de familia Luz María Castro.
“Mire apenas hace unos momentos unos niños mataron un alacrán que estaba en la tierra”, acusó.
Hasta las 10:00 horas, ninguna autoridad de la Secretaría de Educación en Guerrero o del Ayuntamiento de Chilpancingo habían llegado al lugar para dialogar con los inconformes.