Banner

Descartan indemnizar por fuga, aseguran que el percance se originó por una toma clandestina, y no por fallas

Por Abraham Vázquez

AGENCIA REFORMA

MONTERREY.- Petróleos Mexicanos (PEMEX) minimizó ayer los daños causados por la fuga de combustible en Cadereyta y advirtió que no va a indemnizar a la población afectada, debido a que el percance se originó por una toma clandestina, y no por fallas.

“Petróleos Mexicanos es el agraviado en esta situación. Esta fuga o toma clandestina es una de las muchas que sufre”, externó el director general de la paraestatal, Emilio Lozoya, durante una visita al Río San Juan, afectado por el derrame.

El funcionario explicó que la empresa ha aportado 150 millones de pesos para la limpieza del afluente y que, además, se ve afectado en su patrimonio por la pérdida de los aproximadamente 4 mil barriles de crudo derramado.

“Pemex es una víctima del robo de combustible. Ya se reportaron las denuncias correspondientes”, dijo.

Además, Lozoya aseguró que el domingo terminan la limpieza del río.

Aunque reconoció que el retiro de residuos en los bordes del afluente se llevará dos meses más, aseveró que, a partir de la próxima semana, el agua podrá utilizarse para uso humano.

“Estimamos que de aquí al domingo se va a retirar el 100 por ciento del hidrocarburo que queda sobre el río”, confió Lozoya.



Desinfectantes caducos

Habitantes de comunidades afectadas por el derrame de petróleo, registrado el 16 de agosto pasado, acusaron ayer que el Gobierno municipal les repartió gotas de plata coloidal caducas.

“Fueron distribuidas para purificar el agua, pero tienen fecha de mayo”, reclamó uno de los vecinos afectados que pidió el anonimato.

La diputada local, Blanca Lilia Sandoval, urgió a las autoridades locales a proteger a los pobladores que apoyan en la limpieza del Río San Juan sin protección.

“Podría sufrir enfermedades como cáncer y leucemia. Que no asusten las ronchitas, (sino) las intoxicaciones de plomo. El problema son los químicos”, alertó.