Por Dulce Moncada
AGENCIA REFORMA
QUERÉTARO.- Ni un corte de luz de 37 minutos apagó la buena racha de los Rayados.
El Monterrey ligó su tercera victoria y su cuarto partido sin perder al vencer 1-0 a los Gallos para llegar a 16 puntos de 21 disputados, con lo que alcanzó al América en la cima.
Antes de un apagón al minuto 66, de nuevo Dorlan Pabon y Humberto Suazo iluminaron el ataque albiazul con un contragolpe letal para el gol del “Chupete” al minuto 41.
En un lapso de un minuto, el Monterrey pasó de la sombra a la luz, porque la descolgada inició luego de un remate al travesaño que cayó en Neri Cardozo, quien de primera sirvió a Pabon, cuando los Gallos estaban volcados al ataque y no lo pudieron alcanzar ni a él ni a Suazo, quien sólo empujó el balón al fondo.
“Chupete” anotó así su segundo gol del torneo y ahora Dorlan se lo sirvió, luego de que el chileno le había puesto dos de los siete que lleva el colombiano.
Esa jugada fue lo más brillante que realizaron al ataque los albiazules, que de nuevo lograron un triunfo con pocas llegadas de gol generadas.
El técnico Carlos Barra tampoco anoche logró hacer que su equipo tuviera más tiempo el balón que el rival como ha declarado que son los planes, sin embargo consiguió su décimo triunfo en 17 partidos, para sumar 33 puntos de 51 posibles.
A diferencia de otros partidos, como ante Cruz Azul y Pachuca, los Gallos no metieron en tantos aprietos a la zaga albiazul, y lo que le llegó, lo resolvió bien el portero Juan de Dios Ibarra, quien sustituyó al lesionado Jonathan Orozco.
Cancha, para meter en su lugar a Cándido Ramírez y Alonso Hernández, respectivamente.
Con la misión cumplida se fueron a la banca los goleadores albiazules, pero una vez más se demostró que Rayados depende demasiado de ellos.