Ramón Durón Ruiz
¡Pero qué sabe esa jija de la
tiznada!


“Se cuenta que una vez asaltaron a Matthew Henry, el famoso ministro y comentarista bíblico del Siglo XVIII, tras lo cual algunos de sus amigos le preguntaron cómo se sentía. Claro está que ellos esperaban escuchar de él alguna queja contra Dios. Sin embargo, grande fue su sorpresa cuando Henry les contestó:
— Me siento muy agradecido con Dios, de hecho, tengo cuatro cosas por las cuales estarle agradecido en cuanto a esto que me ha pasado.
Primero, le estoy agradecido porque es la primera vez que me asaltan.
Segundo, le estoy agradecido porque me robaron la bolsa y no me quitaron la vida.
Tercero, le estoy agradecido porque aunque se llevaron todo lo que tenía encima, no era mucho.
Y cuarto, le estoy agradecido porque me robaron a mí y no fui yo quien robó.”
Si te das cuenta, cada nuevo amanecer tienes mil y un motivos para sentir y expresar con humildad tu gratitud, dar las gracias te mantiene vigente para ser recipiendario de más bendiciones.
En la polaridad de la vida nadie puede ser agradecido y desgraciado al mismo tiempo, si eres agradecido, honras tu espacio vital, avivas el potencial que el universo tiene para ti. La soberbia te impide ser agradecido, la humildad te enseña que cuesta muy poco dar las gracias, sin embargo te hace más grande, trayendo consigo innumerables beneficios a tu vida.
Hay un dicho de los aborígenes australianos que me cautiva: “Todos estamos de visita en este momento y lugar. Sólo estamos de paso. Hemos venido a observar, aprender, crecer, amar, (...agradecer) y volver a casa”
Ser agradecido, es un suave coqueteo con el despertar de tu energía vital, con una vida plena de afecto, de emociones positivas, de felicidad y una regocijante alegría, la gratitud es el camino para el encuentro con tu paz interior, la abundancia y la prosperidad.
El afamado Arq. Ludwing Mies Van der Rohe afirmó “LESS IS MORE” “MENOS, ES MÁS”, y aparentemente la palabra GRACIAS es corta, pero es intensamente poderosa, cuando la das con sinceridad te recuerde que el vibrato original de tu ser es positivo.
Dar las gracias es el camino más directo para tu sano equilibrio y tu poderosa armonía, porque parte del principio primario que provee el amor incondicional.
Por ello hoy quiero darle las gracias a esta mi nueva casa editora, a mi amigo Faustino Félix Chávez, por brindarme este espacio para publicar mis artículos; gracias a usted por leerme; ¡gracias!.
“No olvides que cada día tiene por lo menos una buena noticia y una bendición disfrazada, depende de ti encontrarla” El viejo Filósofo cuando despunta el alba, encuentra la bendición disfrazada, por eso, pleno de agradecimiento me declaro un hombre honrado por DIOS, por las bendiciones del trabajo a través de este espacio periodístico.
También agradezco me dé el sentido del humor, que en el fondo es un brillo de mi alma para conectar con esa genialidad que el mexicano posee para “soltar el dolor del pasado... para tener las manos listas para tomar los bienes del presente”
Resulta que el niño llega a casa y le dice su madre.
— ¡Amá!, la maestra en clase nos dijo que hay mucha violencia en el mundo... ¡que la violencia principia en la casa!
La madre vuelve la vista al niño y recorriéndolo de arriba abajo, con una mirada penetrante, que secaba hasta un papayo macho, le dice:
— ¡Pero qué sabe esa jija de la tiznada!
1. http://historiasqueedifican.blogspot.mx/2010/10/agradecimiento-genuino.html
www.filosofoguemez.mx