Banner

Culpan a asesores de grupos fiesteros de ataques

Por Álvaro Nieblas Barreras

EL INFORMADOR DEL MAYO

ETCHOJOA.- El conflicto que existe en la Iglesia del Espíritu Santo de Etchojoa, entre los grupos del gobernador tradicional Feliciano Jocobi Moroyoqui, y el capitán de los fariseos Miguel Ayala Álvarez, tiene raíces añejas pero no específicamente de los indígenas, sino entre dos personas que fungen como asesores, por un lado Rosario Jocobi Campoy y por el otro Ignacio Cruz Ontiveros.

Jorge Mario Jocobi Rodríguez, presidente del comité de la Iglesia, explicó que hace aproximadamente siete años Ignacio Cruz Ontiveros rentó una casa propiedad de una hermana de Rosario Jocobi Campoy, pero como inquilino no pagó un año de renta a la propietaria, y eso desata un conflicto personal y familiar entre Rosario Jocobi e Ignacio Cruz.

Detalló que tocó la desafortunada casualidad que al siguiente año muere don Andrés Jocobi Bustamante y lo sucede su sobrino Feliciano Jocobi Moroyoqui y para el colmo de los males el nuevo gobernador nombra como su secretario a su primo Rosario Jocobi Campoy, y Miguel Ayala a Ignacio Cruz Ontiveros como cabo de la tropa de fariseos.

En ese sentido destacó que ni el gobernador tradicional, ni Miguel Ayala Álvarez conocían el problema de estos personajes, trayendo como consecuencia los enfrentamientos, y las personas que participan en estas fiestas cuaresmales confunden el problema y de esta manera se involucran la gran mayoría de indígenas.

Ante esos hechos indicó que se informó al gobernador tradicional, pero hizo caso omiso a sus sugerencias de evitar creciera ese problema, que no es del Templo del Espíritu Santo, ni del gobernador tradicional, ni de Miguel Ayala, sino única y exclusivamente de estos dos señores que con estilo sumiso de Ignacio Cruz Ontiveros y el vocabulario luminoso de Rosario Jocobi son el verdadero conflicto del cual se desprende que con la expulsión de estos personajes se acaba el problema, y en eso el gobernador tradicional tiene la última palabra.