Banner

Por Luis Valle
AGENCIA REFORMA
MONTERREY.- Aunque la iniciativa de reforma energética plantea bajar tarifas domésticas de luz y gas natural, especialistas prevén que la baja en precios finales de dichos servicios, si se dan, serían mínimos y tardarían 10 años en alcanzarse.
Alejandro Ibarra Yúnez, investigador de la Egade del Tec de Monterrey, consideró que la Secretaría de Hacienda no debe determinar las tarifas eléctricas cada año sino que éstas se rijan por un mercado y sus costos reales.
“Solamente puede darse una baja en el corto plazo si Hacienda deja de poner sus manos en la definición del precio por kilowatt-hora de electricidad”, dijo Ibarra.
Las tarifas resultan, promediando la luz comercial, doméstica e industrial, 25% más cara que en EU y 73% más altas si no se otorgaran subsidios, subrayó.
Jorge Flores, director de Aporta Consultoría Estratégica, consideró que las tarifas susceptibles a bajar serían las comerciales e industriales, en donde desde hace más de 3 años no hay subsidios, a diferencia de las tarifas agrícolas y domésticas.
Benjamín Torres-Barrón, socio líder de energía de Baker & McKenzie, mencionó que los precios del gas natural en Norteamérica son los más bajos del mundo, por lo que es difícil modificar el precio de la molécula con el incremento de oferta en México.
Ni siquiera la Administración de Información Energética (EIA por sus siglas en inglés) estima para los próximos 5 años una baja en los indicadores que se utilizan en México para establecer el precio de venta de primera mano del gas natural: los del sur de Texas y el Henry Hub.
En donde habría oportunidad de reducir tarifas al usuario final sería en la parte de distribución, que actualmente pesa entre el 60 y el 80% del precio que pagan los consumidores residenciales; sin embargo, esta parte no está incluida en la reforma.
El sector privado, mediante diferentes esquemas de generación, produce casi el 45% de la electricidad en México.
Un especialista del Instituto de Ingenieros Eléctricos y Electrónicos, refirió que tanto el Gobierno como la CFE subsidian ya las tarifas residenciales y que cualquier baja en el costo la generación lo que haría es reducir su subsidio.
“No es un argumento sólido el que digan que ahora sí va a haber un despacho (de energía) a costo mínimo, pues siempre ha existido. Por ello se ha preferido la generación de electricidad de plantas privadas que lo producido por algunas plantas viejas de CFE”, explicó el experto que pidió el anonimato.