Noe Cruz Serrano
EL UNIVERSAL
CD. DE MÉXICO.- México registra pérdidas económicas por casi 200 mil millones de pesos anuales por el problema de congestionamiento vial en zonas urbanas y grandes ciudades, de acuerdo con el Programa Sectorial de Comunicaciones y Transportes 2013-2018.
La Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) señala que la actual dispersión y la fragmentación del espacio urbano han propiciado largos tiempos de recorrido y mayor uso de automóviles particulares que, a su vez, genera más congestionamiento vial.
A nivel nacional, señala en su reporte, “las pérdidas económicas por este problema se estiman en 200 mil millones de pesos anuales”, (unos 15 mil millones de dólares a la paridad actual).
Tan sólo en las zonas metropolitanas del Valle de México, Guadalajara, Monterrey, Puebla, Tlaxcala y León, donde se concentra 42% de la población urbana y 40% del parque vehicular particular de México, se tiene un impacto económico negativo de 173 mil millones de pesos al año, por los costos en horas-persona perdidas por congestionamiento vial y por los impactos ambientales, sociales y urbanos. Estas pérdidas suman 4% del Producto Interno Bruto de las seis ciudades.
Otro de los problemas de congestión urbana es producto de la mala planeación de los flujos de carga. Los centros de distribución de carga generalmente se encuentran en los núcleos urbanos.
Según los Programas Nacionales de Vivienda y Desarrollo Urbano 2013-2018, que elaboró la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, la velocidad promedio con la que se desplaza un vehículo en el Distrito Federal se redujo de 38.5 kilómetros por hora en 1990 a 13 kilómetros por hora en 2010, lo que aumentó la duración de un recorrido en promedio 28 minutos. Agrega que la mezcla del tránsito de carga con el local agrava los niveles de congestión y contaminantes.